Ekaterimburgo. Miles de partidarios del primer ministro ruso, Vladimir Putin, salieron a las calles este sábado para apoyar su intento por volver al Kremlin una semana antes de manifestaciones aparentemente mucho mayores de la oposición para exigir una mayor opción política.

La policía afirmó que alrededor de 10.000 personas se reunieron en Ekaterimburgo, la cuarta mayor ciudad de Rusia. Muchas de ellas fueron transportadas en autobuses y trenes desde otras ciudades en el cinturón industrial de los Urales para respaldar a Putin antes de la elección presidencial del 4 de marzo.

Putin goza de un fuerte apoyo en muchas regiones de Rusia, pero enfrenta críticas de la clase media urbana, especialmente en Moscú y San Petersburgo.

La clase media rusa, excluida de la política más representativa, ha acudido a Internet para llamar a una reforma electoral abarcadora.

Se espera que decenas de miles de personas de diferentes partidos, además de otros sin afiliación con organizaciones políticas, participen en una protesta el 4 de febrero para presionar por "elecciones justas" en Moscú, manifestación que ya fue aprobada por las autoridades de la ciudad.

Algo similar ocurrió en Moscú y otras ciudades en diciembre, cuando los manifestantes exigieron que se volviera a realizar la elección parlamentaria del 4 de diciembre, argumentando que la victoria del partido oficialista Rusia Unida se obtuvo a través de un fraude generalizado en la votación.

En Ekaterimburgo, los manifestantes mostraron pancartas con consignas como "Estamos por un mañana estable" y gozaron de música pop y de comida y bebida gratis.

"Nos colocaron autobuses en la fábrica, vimos listas de los que asistirían a la manifestación con anticipación", comentó Andrei Mandure, un trabajador de una planta química en la ciudad de Lesnoy, una instalación cerrada durante la era soviética. Putin no asistió a la multitudinaria reunión.

Una trabajadora de un jardín infantil de 59 años que dijo llamarse Yevgeniya declaró que su jefe le había ordenado asistir a la manifestación.

Putin, que fue presidente entre el 2000 y el 2008, apunta a asegurar otro mandato de seis años en marzo. Cuenta con una clara ventaja en los sondeos de opinión, con el comunista Gennady Zyuganov en un distante segundo lugar.

La exclusión del liberal Grigory Yavlinsky de la papeleta electoral debido a un tecnicismo ha enfadado aún más a la oposición, que afirma que el Kremlin permitió la postulación del multimillonario Mikhail Prokhorov para capturar votos de protesta, pero sin constituir una amenaza contra Putin.