Moscú. El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, ha expresado su confusión por las especulaciones de los medios de comunicación sobre los contactos entre Rusia y el entorno del presidente electo estadounidense, Donald Trump.

Según explicó este jueves en una entrevista con la agencia Interfax, Moscú ha contactado con el equipo de campaña de Trump y continuará "esta práctica rutinaria" tras las elecciones, pero subrayó que los contactos eran "cosas aparentemente obvias" realizadas bajo "circunstancias naturales".

Acusó además a los medios occidentales de intentar buscar motivos ocultos en la felicitación que el presidente ruso, Vladímir Putin, trasladó a Trump tras su victoria en las elecciones presidenciales.

El mensaje de felicitación, precisó el viceministro de Exteriores ruso, fue enviado en conformidad con "el protocolo diplomático y la etiqueta vigentes desde hace siglos".

Posteriormente, la portavoz del ministerio, María Zajárova, añadió que, durante el proceso electoral en Estados Unidos, se efectuaron comunicados no oficiales sobre la disposición de Moscú a mejorar su interacción y relación con Washington.

También este jueves, el portavoz del Kremlin, Dimitry Peskov, afirmó que Putin y Trump compartían una base común sobre los principios de la política nacional y exterior.

Trump sitúa los intereses de Estados Unidos y su gente como prioridad máxima y está dispuesto a cooperar con cualquier país del mundo, en lo que Peskov calificó de "asombrosamente" similar al concepto de Putin.

"Es fenomenal lo cerca que parecen estar en su enfoque conceptual sobre la política exterior", subrayó el vocero.

Rusia y Estados Unidos se han mostrado en desacuerdo durante mucho tiempo sobre la crisis de Ucrania, Siria y otros asuntos regionales e internacionales.

Sin embargo, durante la campaña, Trump hizo comentarios positivos sobre Putin, a los que los medios occidentales respondieron con una vasta especulación sobre las conexiones, incluso financieras, del presidente electo estadounidense con Rusia.

Moscú ha desmentido reiteradamente cualquier tipo de intervención en las elecciones estadounidenses.