Caracas. El oficialismo venezolano cerró filas este miércoles en torno al presidente Hugo Chávez y lo ratificó como su líder y candidato, al tiempo que la oposición pidió asegurar la gobernabilidad del país tras el sorpresivo anuncio del mandatario de que podría sufrir una nueva lesión cancerosa.

Chávez viajará a Cuba en los próximos días para ser intervenido quirúrgicamente en la misma zona donde le extirparon un tumor el año pasado, lo que sacudió la escena política del país, que en octubre elegirá si otorga un nuevo mandato al militar retirado u opta por un frente opositor.

La revelación hecha por el líder izquierdista de 57 años se produjo luego de haber asegurado durante meses que estaba completamente curado de su enfermedad, que se ha convertido en el factor clave de la campaña presidencial.

El líder socialista es la figura hegemónica del oficialismo que enfrentará al candidato único de la oposición, el joven gobernador Henrique Capriles, quien busca encarnar una renovación política tras 13 años de victorias chavistas.

Funcionarios de alto rango enviaron este miércoles un mensaje para que la población apoye al mandatario, mientras que sus adversarios políticos mostraron preocupación por el potencial impacto de una nueva ausencia de Chávez.

Una fuente médica familiarizada con el tratamiento de Chávez dijo a Reuters que el mandatario padecería de lisis tumoral, que se manifiesta con fiebres altas y que usualmente aparece después de un tratamiento de quimioterapia.

Pablo Pérez, jefe opositor al mando del estado Zulia, el más poblado del país, hizo un llamado a la gobernabilidad. "El Gobierno no se debe paralizar, la gobernabilidad no la podemos perder", dijo.

El vicepresidente salió al cruce afirmando que el presidente se encuentra en buenas condiciones "físicas y psicológicas" y que no está previsto traspasar el poder, como permite la Constitución venezolana en casos de ausencia temporal, pues Chávez está "plenamente facultado para seguir al mando".

"Hay absoluta confianza de que Hugo Chávez lo va a superar. Es un hombre de pelea, de combate, siempre a la vanguardia. La operación va a ser exitosa", aseguró Elías Jaua en una entrevista con el canal estatal VTV.

También descartó que el anuncio haya causado revuelo o intranquilidad entre las Fuerzas Armadas.

La Asamblea Nacional fue convocada a una sesión el jueves para debatir el permiso de viaje que debe darle al mandatario cuando se prevé que su ausencia será mayor a cinco días, confirmó Jaua.

Durante sus frecuentes ausencias el año pasado, cuando se sometió a varias sesiones de quimioterapia en La Habana, Chávez mantuvo las riendas del Gobierno mediante la celebración de reuniones y consejos de ministros en la isla, la creación de una firma digital y la delegación de poderes a varios ministros.

Distintos analistas señalan que los vaivenes en la salud del presidente representan un riesgo para la estabilidad política de Venezuela.

"Se podría esperar una significativa turbulencia", dijo el analista de JP Morgan Ben Ramsey, para quien una eventual ausencia del mandatario reduciría sustancialmente las posibilidades de triunfo del oficialismo.

El propio Chávez reconoció el martes que, de reaparecer el cáncer, no podrá mantener el ritmo de trabajo que había planificado para los próximos meses, mientras su rival Capriles, de 39 años, podría capturar parte importante de la intención de voto para las elecciones de octubre.

Pero el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ratificó el miércoles su "respaldo total" al presidente como candidato para los cruciales comicios de este año.

"A la militancia nuestra, que por alguna razón se siente decaída, le decimos que agarre impulso y que esto les sirva para retomar las fuerzas", dijo Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional y uno de los líderes del partido.

Chávez comenzó el año con un elevado nivel de popularidad, pero analistas afirman que la aceptación de ambos candidatos estaría en niveles equivalentes, lo que podría llevar al presidente a usar su músculo político y económico para imponerse desde el lugar del defensor del statu quo.

"Hugo Chávez no es derrotable por cualquier candidato en este momento histórico", aseguró el vicepresidente.

Buenos deseos y pedidos de responsabilidad. Capriles, que se define como de centro izquierda, ha señalado que pretende derrotar al mandatario en las urnas.

El miércoles envió un mensaje desde su cuenta de Twitter: "A mi contendor como hijo de Dios que soy le deseo una exitosa operación, una pronta recuperación y larga vida!".

Chávez, que lanzó una temprana y dura ofensiva contra Capriles plagada de ataques personales, anticipó que su dolencia lo obligará a mantenerse al margen de la arena política y electoral por algunas semanas.

Los detalles del cáncer que le descubrieron a mediados del 2011 han sido un secreto de Estado y objeto de múltiples interpretaciones. En el pasado, Chávez aplacó los rumores retomando sus largos discursos, ejercitándose o burlándose de quienes los generaban.

El martes, después de una jornada con abundantes versiones sobre su estado de salud, apareció en una emisión televisada desde su natal estado Barinas y mirando a cámara reconoció su dolencia, pero descartó tener metástasis.

Una fuente médica familiarizada con el tratamiento de Chávez dijo a Reuters que el mandatario padecería de lisis tumoral, que se manifiesta con fiebres altas y que usualmente aparece después de un tratamiento de quimioterapia.

Esta dolencia se produce cuando no es posible extraer todo el tejido de un tumor y ese excedente empieza a autodestruirse, sus células mueren, pero el contenido se disemina a la sangre.

El mismo Chávez dijo que es alta la posibilidad de que se encuentren células malignas en su cuerpo y sugirió que su movimiento socialista puede seguir adelante sin él.

"A los que se alegran, no se alegren mucho que Venezuela bolivariana nació, crece y aquí está esta juventud, estos trabajadores, esta patria, viva para siempre", expresó.