Beijing. Unos 19.000 funcionarios chinos han sido reprendidos en la primera mitad de 2015 por violar las reglas de austeridad, con lo cual son ya más de 120.000 los sancionados desde finales de 2012, informó este miércoles el máximo órgano anticorrupción del Partido Comunista de China (PCCh).

Los funcionarios sancionados en los primeros seis meses de este año estaban involucrados en 14.000 casos, dijo la Comisión Central de Control Disciplinario (CCCD) del PCCh en un informe publicado en su página web.

Las cifras suponen una caída significativa respecto al año pasado, cuando más de 71.000 funcionarios fueron reprendidos en más de 53.000 casos, lo que parece indicar que las "reglas de ocho puntos" introducidas el 4 de diciembre de 2012 con el objetivo de reducir la burocracia, las extravagancias y los hábitos de trabajo indeseables podrían estar rindiendo efecto.

La CCCD advirtió que el número de infracciones y de funcionarios involucrados ha ido subiendo desde marzo.

Solamente en junio, más de 4.300 funcionarios fueron castigados en más de 3.100 casos, según la comisión.

Las infracciones incluyen el uso privado de vehículos oficiales, la concesión de subsidios no autorizados o la organización de recepciones, bodas y funerales extravagantes.