El precandidato presidencial republicano estadounidense Rick Santorum barrió en el caucus de Kansas el sábado con un 51% de los votos, lo que le da un impulso antes de primarias cruciales de su partido en el sur del país la próxima semana.

El ex senador conservador de Pensilvania superaba ampliamente al ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, que sumaba un 21%, y al ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, con un 14%.

El congresista por Texas Ron Paul tenía un 12%.

El triunfo consolida la posición de Santorum antes de reñidas primarias la próxima semana en Alabama y Misisipi, donde nuevas victorias podrían fortalecer su estatus como alternativa conservadora al favorito Romney.

El valor de ganar en Kansas "está en no dejar caer la bola", comentó Ruy Teixeira, analista político del liberal "Center for American Progress".

Las primarias republicanas para elegir al nominado que enfrentará al presidente demócrata Barack Obama en las elecciones presidenciales del 6 de noviembre podrían reducirse a una disputa entre Santorum y Romney.

Una victoria de Santorum en Alabama y Misisipi podría eliminar a Gingrich, quien lucha por mantenerse en la carrera y enfrentará más llamados a abandonarla si no logra un buen resultado en las primarias de esos estados del sur.

Gingrich es oriundo del estado sureño de Georgia.

El mensaje conservador de Santorum -un acérrimo opositor al aborto y a los derechos de los homosexuales- fue recibido con beneplácito en el estado de Kansas, ubicado en el medioeste de Estados Unidos, donde hizo campaña más que cualquier otro candidato.

"No quiero votar por Romney, es casi como un demócrata. Votaría por Newt (Gingrich), pero hay una carga demasiado grande detrás de él. Votaría por Ron Paul, pero un Irán nuclear no es una opción. Me incliné por Santorum (...) El es el único consistente", comentó Shane Williams, de 49 años, en Topeka.

Santorum se quedará con más de 20 de los 40 delegados a elegir en Kansas, dijo CNN.

Romney describió las primarias del martes en los estados del sur como un "partido como visitante" para él y se ha concentrado en una búsqueda de delegados a más largo plazo.

Llevando la disputa por la Casa Blanca hacia el Océano Pacífico, Romney obtuvo silenciosamente más delegados el fin de semana. Ganó los nueve delegados en el territorio estadounidense de Guam y los nueve en la comunidad estadounidense de las Islas Marianas del norte, a casi 13.000 kilómetros de Washington.

Los candidatos necesitan ganar 1.144 delegados para conseguir la nominación presidencial en la convención nacional del partido en Tampa, Florida, en agosto. Romney tiene una amplia ventaja, con más de 400.

También consiguió delegados en Wyoming el sábado, donde ganó cinco de los 12 en disputa. Aún faltaba por determinar a tres delegados en ese estado.