El presidente Juan Manuel Santos admitió que no sabe a ciencia cierta si las guerrillas del las FARC y el ELN permanecen o no en territorio venezolano, pero que si es así no es bajo el consentimiento del gobierno de Hugo Chávez.

En diálogo con La FM de RCN, aclaró que lo que le advirtió a los colombianos y al mundo hace unas semanas es que los campamentos que ya tenían ubicados las autoridades ya no existían porque, muy probablemente, los rebeldes se dieron cuenta de que los tenían en la mira y huyeron hacia otros territorios; no se sabe si volvieron a Colombia o si siguen en Venezuela.

Aclaró que tiene la absoluta certeza de que la presencia guerrillera en ese país, si es que sigue existiendo, no se ha dado bajo la complicidad del Gobierno de Hugo Chávez, pues le cree cuando este se comprometió a combatir la incursión de estos grupos a ese país.

Agregó que fue gracias al cambio en las relaciones con su vecino que hoy existe un completo marco de cooperación y entendimiento en materia de seguridad, principalmente, entre muchos otros aspectos. “Antes estábamos al borde de la guerra", agregó.

Santos indicó que el ex presidente Álvaro Uribe lo malinterpretó cuando consideró que lo que él lo que estaba informando es que ya no había ni un solo guerrillero en Venezuela, pues señaló que siempre ha sido una alternativa a la que han recurrido para salirle al paso a la persecución de las autoridades colombianas.

El jefe del Estado manifestó que los mismos guerrilleros se sienten amenazados con las buenas relaciones que se han restablecido entre los dos gobiernos, pues la información de inteligencia recopilada por integrantes de la fuerza pública demuestran que sienten desconfianza ante la posibilidad de continuar refugiándose en ese país fronterizo.

Malinterpretado por Uribe. Santos indicó que el ex presidente Álvaro Uribe lo malinterpretó cuando consideró que lo que él lo que estaba informando es que ya no había ni un solo guerrillero en Venezuela, pues señaló que siempre ha sido una alternativa a la que han recurrido para salirle al paso a la persecución de las autoridades colombianas.

Por otra parte, indicó que cuando señaló que como expresidente se dedicaría a la cátedra, sin molestar a los presidentes de turno, sinceramente, nunca quiso agraviar al exmandatario Uribe, pues sigue defendiendo sus tesis.

Dijo que durante su visita a España escuchó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero,señalar una frase similar que le quedó sonando; así las cosas, precisó, recordó que en tiempos de campaña le había dicho a su antagonista Antanas Mockus que quería ser profesor, y de ahí que haya señalado lo que indicó.

Solo unas horas después, precisó, se dio cuenta de que lo que había afirmado se ajustaba exactamente al supuesto enfrentamiento que mantiene con el ex jefe del Estado, y se percató de su equivocación, pero que es un hecho que no mantiene ninguna controversia con el ex presidente, pues sigue manteniendo sus banderas, no como lo afirman queines piensan que fue elegido por uribistas pero que no gobierna con ellos.