Bogotá. La mayor guerrilla izquierdista de Colombia está financiando su ejército rebelde con la explotación ilegal de oro, ante los golpes de las fuerzas de seguridad contra el narcotráfico, su supuesta principal fuente de recursos, dijo este sábado el presidente, Juan Manuel Santos.

El mandatario aseguró que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) poseen propiedades en donde existen vetas de oro y escondites donde almacenan el metal, y además se asocian con mineros ilegales o los extorsionan.

La información sobre la supuesta nueva fuente de financiación de las FARC se habría obtenido de correos electrónicos encontrados en los computadores del comandante militar de la agrupación rebelde, Jorge Suárez Briceño, quien murió en un bombardeo en septiembre del año pasado.

Santos precisó que en los documentos se explica cómo los guerrilleros ofrecen el metal como pago por armamento y material de guerra.

"Hay muchos correos que hacen referencia a cómo se financian ellos con la explotación del oro, todas esas minas ilegales que tanto daño le producen al medio ambiente que vemos por todo el país", dijo el presidente.

"De ahí están creciendo su financiación por los golpes que les hemos dado en la otra gran fuente de financiación, que es el narcotráfico", agregó.

Colombia lanzó recientemente una ofensiva contra la explotación ilegal de oro promovida por grupos armados ilegales, que además estaría causando graves daños ambientales por la contaminación de los ríos con mercurio.

Además de las FARC, en la explotación de oro están involucradas bandas criminales, grupos armados conformados por antiguos paramilitares de ultraderecha que incumplieron un acuerdo de paz con el gobierno.

Este país andino atraviesa por un auge del sector minero del oro y el carbón, así como en la explotación y producción de hidrocarburos, dados los altos precios internacionales de estas materias primas.

En el 2009, Colombia produjo 47.837 kilos de oro.

Las FARC afrontan una lucha de más de cuatro décadas contra las fuerzas de seguridad del Estado en busca de llegar al poder.

Pero en los últimos años el grupo ha sido fuertemente golpeado con la captura y muerte de sus más importantes líderes, así como con la reducción de sus fuentes de financiación como el secuestro, la extorsión y el narcotráfico.

Santos sostuvo que en los correos electrónicos también se muestra cómo las FARC buscan armamento con traficantes ilegales de Ecuador, Venezuela y Perú.