Al cumplirse un año de su gobierno, el presidente Juan Manuel Santos en los actos de celebración del Día del Ejército, anunció un completo ‘revolcón’ al trabajo de seguridad en todo el país.

Desde el Puente de Boyacá, el Jefe de Estado anunció que impartió al ministerio de Defensa que implementará un completo esquema de control territorial para hacer un uso más eficaz y efectivo del todo el personal de las Fuerzas Militares.
Según él, es necesario derrotar el fenómeno de la extorsión que “tanto preocupa a los colombianos del sector rural”.

Por eso, el ministerio creará un sistema de seguimiento contra las bacrim, milicias y delincuencia común que han creado un sistema de redes de extorsión.

“He ordenado al ministerio de Defensa una revisión del esquema de control territorial, incluyendo el control de nuestras fronteras, para hacer un uso más eficaz y más efectivo de nuestras fuerzas”, reveló el mandatario.

“Tenemos que ajustar nuestra doctrina, nuestras operaciones y nuestros procedimientos a ese modo de operar, sin caer en la trampa de restarle eficacia y vigor a las operaciones que seguiremos haciendo contra ellos, en lo más profundo de la selva o lo más alto de las montañas, dondequiera toque llegar”, agregó.

¿Y en materia de Inteligencia? “He pedido que se haga una revisión en todo el territorio de nuestras capacidades para obtener inteligencia de combate y para que –a nivel estratégico- se asegure la unificación de la inteligencia de los diferentes servicios”, aseguró el Jefe de Estado en su discurso en conmemoración de los 192 años de la Batalla de Boyacá y Día del Ejército Nacional.

Santos consideró que esa revisión en la estrategia de inteligencia militar es necesaria, dado que es evidente que el enemigo ahora “juega al invisible porque no tiene otra opción de supervivencia”, lo que en cierta medida dificulta su ubicación y obliga a revisar y unificar las capacidades para encontrarlo.

Explicó que el tema es importante no solo para asegurar la eficacia operacional, sino también para dar una mejor protección a la población, “porque una de las consecuencias de esta estrategia de las Farc es que golpean con aun más sevicia e indiferencia a los civiles, al mezclarse con ellos”.