Bogotá. El candidato oficialista Juan Manuel Santos, quien ganó ampliamente este domingo la elección presidencial de Colombia, convocó este domingo a una gran coalición de gobierno de cara a la segunda vuelta, que lo enfrentará con el líder del Partido Verde, Antanas Mockus.

Santos lanzó un ramo de olivo a sus opositores nacionales y extranjeros y reiteró su llamado a la unidad nacional para derrotar el terrorismo, la pobreza y el desempleo.

Con 99,71% de las mesas de votación, Santos obtuvo 46,56% de los votos frente a 21,49% de Mockus, informó la Registraduría Nacional, lo que fuerza la segunda vuelta el 20 de junio.

Los derechistas Partidos Conservador y Cambio Radical, que sumados alcanzaron casi 17% de los votos, apoyaron las propuestas seguridad con las que el actual presidente Alvaro Uribe acorraló a las guerrillas izquierdistas. Y Santos los llamó a unirse a él.

"Tanto el Partido Conservador como Cambio Radical han sido leales aliados de la seguridad democrática, de los programas del presidente Alvaro Uribe y espero que lo sean también en mi gobierno", dijo Santos a una multitud que lo aclamaba en un hotel del norte de la capital colombiana.

Esas fuerzas también respaldaron las políticas de libre mercado de Uribe que atrajeron la inversión privada nacional y extranjera.

"Hoy hago un llamado a la unidad nacional, la unidad que promoveré y pondré en práctica durante mi gobierno, sin distingo alguno de partido alguno o de personalismos", afirmó.

"Mi gobierno será un gobierno de inclusión, será un gobierno de todos los colombianos", insistió.

El factor Chávez. Santos dijo que no reconoce en nadie a enemigos en el país ni en algún gobierno del exterior, en una velada alusión al presidente Hugo Chávez, quien consideró a Santos una "amenaza" para la región.

"No reconozco, óigase bien, no reconozco enemigos en la política nacional ni en ningún gobierno extranjero", dijo Santos. "Nuestros enemigos son comunes y podremos enfrentarlos y derrotarlos si obramos unidos", aseguró.

El candidato enfrenta un proceso ante la justicia de Ecuador, donde en marzo del 2008 murió el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, en un ataque de las Fuerzas Militares colombianas. Santos era entonces ministro de Defensa.

El ataque provocó el rompimiento de las relaciones diplomáticas entre Ecuador y Colombia, que hasta ahora están en proceso de recomposición.