Bogotá. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, confía en que Venezuela dará el domingo su aprobación al nuevo embajador de Bogotá en Caracas, una señal de que las relaciones de los países vecinos quedarán plenamente normalizadas.

El anuncio de Santos sobre el beneplácito para el designado embajador colombiano José Fernando Bautista se produjo un día después de extensas reuniones en Caracas para restablecer los maltrechos lazos entre las naciones, que comparten una frontera de 2.219 kilómetros.

"Lo primero que quiero resaltar es que una señal muy importante en esta semana que comienza mañana es que se va a entregar el beneplácito para nuestro nuevo embajador, lo que quiere decir que están normalizadas nuestras relaciones formalmente", dijo Santos en un consejo comunal en Rioacha, en el norteño departamento de Guajira, fronterizo con Venezuela.

Las relaciones diplomáticas y comerciales de ambos países se deterioraron gravemente a mediados del 2009, luego de que Bogotá firmó un acuerdo militar con Washington para combatir a la guerrilla izquierdista y al narcotráfico, que el presidente venezolano, Hugo Chávez, consideró como una "amenaza".

Los lazos llegaron a su peor momento el mes pasado con la declaración de ruptura total hecha por Chávez, después que el anterior gobierno colombiano de Alvaro Uribe denunciara la presencia de líderes guerrilleros izquierdistas en territorio venezolano, con la tolerancia de Caracas.

Santos y Chávez se reunieron el 10 de agosto para sentar las bases del restablecimiento de las relaciones diplomáticas y comerciales de ambos países, cuyo intercambio comercial llegó a un récord de más de US$7.000 millones en 2008, y que actualmente no supera los US$1.000 millones.

"El resultado de las reuniones de ayer, frente a las expectativas, fue un buen resultado y avanzamos bastante en lo que nos propusimos el presidente Chávez y yo", agregó Santos.

"Hay mucho más por avanzar y, como lo he dicho, prefiero que vayamos lentamente, pero sembrando bien", agregó.

Santos realizó un detallado balance de las reuniones ministeriales en Caracas y dijo que Venezuela se comprometió en un pago inicial de US$200 millones a los exportadores colombianos, de los cerca de US$800 millones que reclaman los productores locales.

También indicó que antes de abril del 2011 se establecerá un marco jurídico que regirá el intercambio comercial de ambos países y que los ministros de Energía de ambas naciones se reunirán en torno a la comercialización y contrabando de combustibles en la frontera.