Bogotá. “Estoy obsesionado con combatir la pobreza”, dijo el presidente Juan Manuel Santos, quien señaló que es un verdadero reto para su gobierno poder reducir esa problemática que por años ha aquejado la sociedad colombiana.

Agradeció al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, Ban Ki-moon, su colaboración en la puesta en marcha de la Ley de Víctimas y dijo que ese organismo multilateral será un aliado estratégico en esa meta que se ha propuesto de superar la pobreza.

Reiteró que celebra la preocupación de la ONU por el flagelo del narcotráfico, como quiera que se trata de una problemática que ha afectado enormemente a las instituciones y a la misma sociedad colombiana.

Santos indicó que no se pueden olvidar los mares de sangre que han corrido por el territorio colombiano a consecuencia de la guerra que han librado los carteles de la droga.

Se mostró dispuesto a contribuir a la búsqueda de soluciones en esa materia y agradeció también el papel desempeñado por la ONU en el propósito de atenuar los males generados por el transporte y comercialización de drogas ilícitas.

Puntualizó que igual de importante ha sido su aporte en la implantación de sistemas de desarrollo sostenible y la generación de estrategias que contribuyan al mantenimiento del equilibrio medioambiental.