Bogotá. El presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, nombró lunes al economista Juan Carlos Echeverry como su ministro de Hacienda, quien será el responsable de una ambiciosa estrategia que busca crear 2,5 millones de empleos en los próximos cuatro años.

Se trata del primer nombramiento de Santos, quien este domingo fue elegido como sucesor del presidente Álvaro Uribe para el periodo 2010-2014, con un arrasador triunfo frente al independiente Antanas Mockus.

El nombramiento era ampliamente esperado por el mercado, dado que Echeverry se desempeñó como asesor principal de Santos en temas económicos durante su campaña presidencial.

"El doctor Juan Carlos Echeverry ha sido una figura de gran importancia en la campaña y ahora será una persona importante en el Gobierno", dijo Santos en su primera conferencia de prensa después de la elección.

Echeverry, un tecnócrata de 47 años, es un economista de la Universidad de los Andes, con un doctorado en Economía de la Universidad de Nueva York y cursos de postgrado en Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid.

El designado funcionario será conductor de cinco "locomotoras" que Santos prometió poner a toda marcha para reducir a un dígito el elevado desempleo del país, actualmente de más de 12%.

Las "locomotoras" jalonarán los sectores de infraestructura, agropecuario, minería, construcción de vivienda e innovación tecnológica con el que nuevo Gobierno buscará reducir el nivel de pobreza que golpea a casi la mitad de los 44 millones de colombianos.

Los retos del designado ministro. Echeverry también deberá poner en marcha importantes reformas en los campos tributario, de pensiones, laboral y fiscal, que buscan poner a Colombia en una senda de crecimiento sostenida de más de 4,5 por ciento en los próximos años.

Igualmente deberá defender ante el Congreso la aplicación de una "regla fiscal", como las que emplean países como Chile y Noruega, para que los mayores ingresos que espera Colombia por las inversiones y la explotación de petróleo y minería no perjudiquen el resto de los sectores económicos.

Al presidir el directorio del Banco Central, Echeverry tendrá que adoptar medidas para garantizar una baja inflación y condiciones competitivas para la economía, en momentos en que el país busca acuerdos de libre comercio con muchos países.

Colombia espera que las inversiones en petróleo y minería en el lapso 2008 a 2015 alcancen los US$62.000 millones y conviertan al país en un preponderante actor del sector minero-energético en el mundo.

"Agradezco la designación como ministro de Hacienda a partir del 7 de agosto", dijo Echeverry en declaraciones a periodistas.

"Estoy muy contento, estoy orgulloso, es un compromiso inmenso, tenemos unos retos grandes", agregó.

El designado ministro, además de catedrático, fue director del estatal Departamento Nacional de Planeación entre 2000 y 2002, y acompañó a Santos cuando éste se desempeñó como ministro de Hacienda del entonces presidente Andrés Pastrana, en la aplicación de impopulares reformas económicas que sacaron al país de una de sus más profundas crisis.

Los analistas aplaudieron la designación y dijeron que el presidente electo acertó al nombrar a Echeverry porque tiene la preparación y la experiencia.

"Es uno de los economistas más reconocidos de Colombia y el mercado ve con ojos positivos su nombramiento", dijo Camilo Pérez, director de investigaciones económicas del Banco de Bogotá.

"El también tiene habilidad política que le da una ventaja sobre otros tecnócratas. Cuando fue director de Planeación supo cómo enfrentar al Congreso", afirmó.