Bogotá. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ordenó este domingo a las Fuerzas Militares y de Policía combatir a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), mientras ese grupo rebelde no muestra querer iniciar un proceso de paz serio con el gobierno.

"De manera que la orden a la Fuerza Pública es que sigan combatiendo con todo el vigor al ELN. Y mientras al ELN no renuncie a esa modalidad, que es una modalidad cobarde, de acudir al secuestro, nosotros no vamos a iniciar las conversaciones con este grupo guerrillero", sostuvo el mandatario.

Las declaraciones del mandatario fueron hechas por Santos en la ciudad de Arauca (noreste), fronterizo con Venezuela, donde realizó un consejo de seguridad, luego de que el ELN aumentara sus acciones en esa región del país.

"Si renuncian al secuestro, si liberan los secuestrados, asistiremos a esa primera reunión para, ojalá entren en razón, poder acabar la guerra con ellos también. Pero mientras tanto, las órdenes son claras, perentorias y contundentes: sigan persiguiendo a esta organización", afirmó el jefe de Estado.

Santos recordó que el pasado jueves el ELN destruyó un tramo del oleoducto caño Limón Coveñas provocando "un ecocidio", pues el petróleo derramado afectó al río Bojavá, afluente del río Arauca, donde se surten de agua potable varias localidades de ese departamento.

"Aquí está su Fuerza Pública. Su Ejército, la Policía, la Armada Nacional están hoy más vigorosos que nunca, presentes como nunca antes había tanta gente aquí, y colaboran con ellos que para Arauca sea cada vez un departamento más seguro", aseveró.

Santos exigió ayer que la guerrilla del ELN suspenda los secuestros y libere a las personas que ha mantenido cautivas para posteriormente iniciar la fase pública de las negociaciones de paz, que buscan poner fin a 50 años de lucha armada de ese grupo rebelde.

Según el jefe de Estado, el ELN debe mostrar hechos de paz con el objetivo de iniciar las negociaciones de paz en breve tiempo.

En los últimos días, el ELN ha realizado secuestros en varias regiones de país y algunos de sus rehenes fueron liberados tras la presión de las autoridades.