Bogotá. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, pidió este sábado prudencia y discreción a los medios de prensa en la cobertura del proceso de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que iniciará este 8 de octubre en Oslo, Noruega.

Desde el municipio de Maicao (norte), fronterizo con Venezuela, el mandatario indicó que hay ciertas circunstancias que requieren "cierta discreción y cierta prudencia por parte de los medios de comunicación".

"Reitero esa solicitud que les he venido haciendo a los medios de comunicación: que guarden la debida prudencia. Nadie les va a impedir hacer su labor, ni más faltaba. He sido siempre un gran defensor de la libertad de prensa y sé lo importante que es para cualquier democracia ese derecho fundamental", dijo.

Sin embargo, el mandatario indicó que hay algunos casos, en la negociación de paz con la guerrilla, en los que es importante la prudencia por parte de los reporteros, "y lo dice alguien que ha sido periodista más que cualquier otra cosa".

"Ustedes todos los colombianos se mantendrán informados, no en detalle, porque entenderán que en estos procesos hay cosas que es mejor mantener en la mesa de negociación sin que salgan a la luz pública hasta tanto no se lleguen a algunos acuerdos", puntualizó.

Las declaraciones del mandatario se conocen en momentos en que las FARC emitieron un comunicado con motivo de los dos años de la muerte del jefe militar y entonces "número dos" Víctor Julio Suárez, alias "Jorge Briceño Suárez" o "Mono Jojoy", abatido en combates por las autoridades colombianas en 22 de septiembre de 2010.

El secretariado de las FARC señaló en su mensaje que aunque la "oligarquía entreguista" considera que la situación se transformó y las cosas están maduras para la terminación del conflicto, "la injusticia y la desigualdad alcancen niveles indignantes capaces de generar un irresistible estallido social".

"Cuando nos citan el caso de países del continente en los que fuerzas de izquierda accedieron al poder por vías electorales (olvidan) que sus monopolios mediáticos tachan esos gobiernos de odiosas dictaduras y no esquivan el afán por vincularlos al tráfico de drogas o el apoyo al terrorismo", aseguraron.

Insistieron además en la necesidad de que exista una "participación popular" en el proceso de paz que se iniciará en Noruega el 8 de octubre.

Las negociaciones entre el gobierno de Colombia y las FARC iniciarán con la instalación de la mesa de negociaciones en Oslo el próximo 8 de octubre y para final de octubre, las conversaciones continuarán en La Habana.

Los cinco puntos de negociación serán: 

1).- desarrollo rural y mayor acceso a la tierra, 

2).- garantías del ejercicio de oposición política y participación ciudadana, 

3).- fin del conflicto armado, que implica la reinserción a la vida civil de guerrilleros, 

4).- búsqueda de solución al problema del narcotráfico y 

5).- derechos de las víctimas.