Bogotá. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, propuso el viernes a las FARC un cónclave para terminar la negociación de paz que busca acabar con el único conflicto armado de América Latina, y dijo que en ese sentido envió un mensaje a través de su hermano al máximo líder del grupo guerrillero.

El Gobierno y las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mantienen desde hace tres años en La Habana una negociación para poner fin a la confrontación armada que ha dejado unos 220.000 muertos y millones de desplazados a lo largo de más de medio siglo.

"En el día de hoy está en La Habana reunido mi hermano Enrique –lo envié como mi mensajero personal– con Timochenko. Y entre los puntos que están tratando, uno de ellos es una propuesta para que los negociadores entren en una especie de cónclave y no salgan de ahí hasta que tengan todos los puntos resueltos", aseguró el mandatario en una declaración.

"Queremos, y esa es la intención del Gobierno colombiano, acelerar las negociaciones, porque entre más rápido lleguemos al fin del conflicto, menos víctimas vamos a tener", agregó durante un evento en el que firmó un convenio de cooperación por el cual Estados Unidos se comprometió a aportar 636 millones de dólares para programas relacionados con la solución del conflicto.

Durante un histórico encuentro en La Habana el 23 de septiembre, Santos y Rodrigo Londoño alias "Timochenko", el máximo líder de las FARC, firmaron un acuerdo para crear un tribunal que impondrá sentencias de entre 5 y 8 años a guerrilleros y militares que acepten ser responsables de delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra.

En ese encuentro el presidente y el jefe guerrillero se comprometieron a firmar un acuerdo para poner fin al conflicto a más tardar el 23 de marzo.

El acuerdo sobre la creación de un tribunal especial se sumó a otros previos sobre reformas para dar acceso a la tierra a los campesinos pobres, la lucha contra el narcotráfico, el desminado, lograr la transformación de la guerrilla en un partido político, y la búsqueda de desaparecidos.

Pero para cerrar la negociación, las partes deben llegar a consensos sobre el cese bilateral del fuego y sobre mecanismos que permitan implementar, verificar y refrendar los acuerdos.