El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, indicó que son evidentes los casos de corrupción en los mecanismos de registro y titulación de tierras en todo el territorio nacional.

Señaló que fueron identificadas cerca de 150.000 hectáreas entregadas de forma irregular y que éstas serán reasignadas a campesinos desplazados por la violencia.

Según Santos, las palabras que utilizó el superintendente de Notariado, Jorge Enrique Vélez, para referirse al caso fueron crudas, “donde ponemos el dedo en cualquiera de las oficinas de registro sale pus, corrupción total. Pero ya hay 150.000 hectáreas más para entregarles a los campesinos, tierras que vamos a quitarle a esos corruptos, a esos violentos”.

Vélez reveló a Caracol Radio que esas 150.000 hectáreas, que fueron tituladas de manera irregular y que ahora servirán para la restitución a las víctimas de la violencia, se encuentran en Chocó, Córdoba y Antioquia.

“Los registradores han hecho esto en complicidad por plomo o por plata”, sentenció Vélez.

Según el superintendente, 15.000 hectáreas se encontraron en Mapiripán, 30.000 en Chocó, 34.000 en los Montes de María, 20.000 en el Oriente Antioqueño y 30.000 más provenientes de una “nueva modalidad” de “ciudadanos que tienen una finca y al lado un predio baldío y hacen la titulación de los linderos y se van quedando con esos predios”.

El funcionario, a través de Caracol Radio, manifestó que esos predios, que pertenecen al Estado, hacen que sea éste se convierta en otra víctima del robo de tierras.

"Lo que nos ha preocupado es que este no es un tema de desplazamiento, son tierras baldías que fueron robadas al Estado colombiano, que es una de las principales víctimas", indicó.