Bogotá. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, replanteó este martes la hoja de ruta de los diálogos de paz con las FARC en Cuba con el propósito de llegar a un acuerdo este año, para lo cual también invitó al ELN a seguir el camino de la negociación.

Santos hizo el anuncio al concluir este martes en Cartagena (norte) tres jornadas de "retiros" con sus negociadores de paz y con el grupo de asesores internacionales en esta materia con quienes analizó el estado de los diálogos iniciados hace dos años en Cuba con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Las negociaciones de paz, que están en un receso navideño, serán reanudadas a mediados de este mes, en una fecha aún no revelada, pero según dijo hoy el mandatario, serán aceleradas pues los avances obtenidos en la mesa justifican modificaciones en la filosofía que ha imperado hasta ahora.

"El equipo negociador va a regresar a La Habana muy pronto. Y regresa con un mandato, con unas instrucciones, de acelerar el paso de estas conversaciones, de estas negociaciones, para terminar lo más pronto posible y de una vez por todas con este conflicto armado", expresó.

En los 25 meses que duran los diálogos, las partes han alcanzado acuerdos en tres de los cinco puntos de la agenda, referentes a tierras, participación política y drogas y cultivos ilícitos, mientras que está en negociación el de víctimas, al que le seguirá el del fin del conflicto.

Santos dijo que en las reuniones con sus negociadores y asesores internacionales se tuvo en consideración el cese el fuego unilateral e indefinido que las FARC pusieron en vigor el pasado 20 de diciembre, sobre el cual dijo: "Debemos reconocer que las FARC han cumplido".

El cumplimiento del cese el fuego de las FARC llevó al presidente a replantearse una máxima del asesinado ex primer ministro israelí Yitzhak Rabin que ha guiado las negociaciones hasta ahora, de que hay que negociar como si no existiera la guerra y mantener la ofensiva militar como si no hubiera diálogos de paz.

"Los avances en las negociaciones nos indican que ahora son otras las circunstancias y que esta desconexión ya no procede", dijo el presidente, quien agregó: "Debemos movernos más rápido para buscar el camino de la paz y no el camino de la guerra".

Eso no significa que el gobierno haya aceptado la propuesta de cese el fuego bilateral que piden las FARC, pues Santos considera que ese paso debe ser consecuencia de un acuerdo de paz y no el punto de partida para no comprometer la seguridad nacional.

"Y quiero ser muy claro en reafirmar una posición y una realidad: la paz debe reforzar la seguridad de los colombianos, no debilitarla. Y tomaremos todas las medidas para asegurar que así sea", subrayó Santos en la declaración, en la que estuvo acompañado del jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, y el alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo.

De todas formas, el jefe de Estado recordó que el año pasado fue reelegido para un segundo mandato (2014-2018) con la promesa de concluir el proceso de paz, algo que espera cumplir en este 2015.

"Tengo el propósito de cumplir este año, que ojalá sea el año de la paz, con el mandato que recibí de los colombianos", aseguró el mandatario, quien añadió que la reunión con sus asesores "es un primer paso de nuestro compromiso con este propósito".

En ese sentido, reiteró su invitación al Ejército de Liberación Nacional (ELN) a seguir los pasos de las FARC en cuanto a la negociación y la declaración de un cese unilateral de sus acciones guerrilleras.

"Queremos invitar al ELN a unirse a la iniciativa de un cese al fuego unilateral como lo hizo las FARC. Y también queremos invitarlos a llegar a un acuerdo, lo más pronto posible, sobre los puntos de la agenda que hemos venido discutiendo desde hace algún tiempo", manifestó.

El gobierno y el ELN anunciaron en junio pasado que estaban desde enero en diálogos "exploratorios" para iniciar una negociación de paz, pero desde entonces no han informado de avances.

Sin embargo, el pasado 29 de diciembre el ELN publicó en su página web que este 7 de enero haría un "anuncio especial" sobre el que no facilitó más detalles, pero a la luz de lo expresado hoy por el presidente puede tratarse del comienzo de un diálogo.