El presidente Juan Manuel Santos rechazó el atroz acto de tortura contra un campesino por parte de guerrilleros de las FARC, que lo agredieron por negarse a llevar un burro cargado de explosivos.

“Realmente los que sucedió con este campesino en el Valle del Cauca es un acto de barbarie, inhumano de un grupo que se auto proclama revolucionario, defensor del pueblo. Cogieron a un pobre pescador y lo torturan cosiéndole los labios con alambre y luego cortándole extremidades y lo apuñalan porque no quiso prestarse para cometer un acto terrorista”, dijo el presidente Santos al calificar este hecho como una muestra de la cobardía de las Farc.

El presidente señaló que esta es una demostración de cobardía y de desespero, porque la acción de la Fuerza Pública ha sido efectiva. “Los estamos sacando de sus madrigueras y cerrándoles los cordones de movilidad”, afirmó.

El campesino, de 42 años, al parecer fue contactado por guerrilleros de las FARC para que atacara con un burro cargado de explosivos a las unidades de la Fuerza de Tarea Apolo en el municipio de Caloto, departamento de Cauca.

Pero al negarse a hacerlo, fue agredido con la amputación de un dedo y otras heridas de arma blanca, precisaron fuentes oficiales.

En las últimas semanas, las FARC han realizado ataques con explosivos contra estaciones de policía en pueblos apartados, que han dejado al menos 15 personas muertas.