Bogotá. El candidato oficialista del Partido de la U, Juan Manuel Santos, y el líder independiente Antanas Mockus, se encuentran en un empate técnico en la intención de voto a poco más de una semana de las elecciones presidenciales de Colombia, reveló la encuesta de Invamer-Gallup.

El resultado del sondeo confirma que la actual campaña electoral es una de las más disputadas en la historia reciente del país sudamericano, de acuerdo con los analistas.

En el sondeo, Santos, ex ministro de Defensa del presidente Alvaro Uribe, alcanzó 37,5% de la intención de voto; mientras que Mockus, ex alcalde de Bogotá y matemático de origen lituano, logró 35,4%.

El margen de error de la encuesta, que incluyó 1.200 entrevistas, es de 3% por lo que técnicamente se trata de un empate para la primera vuelta que se realizará el 30 de mayo.

Sin embargo, en una segunda vuelta a celebrarse el 20 junio si ninguno logra la mayoría de votos en la primera votación, Mockus vencería a Santos con 48,5% de las preferencias, contra 43% del candidato del gobierno, reveló el sondeo.

En una segunda vuelta, como lo pronostican las encuestas, serán decisivas las alianzas con los candidatos y partidos políticos que sean derrotados en la primera.

El duelo Santos-Mockus sólo es comparable con los que en 1994 sostuvieron Ernesto Samper y Andrés Pastrana y, cuatro años después, Pastrana y Horacio Serpa.

Ambiente político. Pero se diferencia de las victorias que logró Uribe en las elecciones del 2002 y 2006, cuando ganó cómodamente en primera vuelta.

Mockus, conocido en Colombia por haber sido alcalde de Bogotá en dos oportunidades y por excentricidades como mostrar el trasero a un grupo de estudiantes cuando era rector de la Universidad Nacional y por casarse en un circo, ha ganado espacio entre los electores por representar un cambio y un voto de protesta contra la política tradicional, según analistas.

El cansancio de los electores por denuncias de corrupción e interceptaciones telefónicas ilegales en el gobierno de Uribe, sumado a los nexos de congresistas con paramilitares de ultraderecha, alimentan el apoyo al candidato del Partido Verde, de acuerdo con los expertos.

Mockus tiene un programa de gobierno similar al de Santos y otros candidatos, pero su discurso de honestidad, transparencia, decencia y legalidad ha sido bien acogido por los votantes, según los analistas políticos.

Santos ha sido perjudicado por los escándalos del actual gobierno, aunque esos problemas no golpearon la popularidad de Uribe, que se ubicó en 68% en el más reciente sondeo.

El candidato oficialista subió frente al sondeo del 28 de abril cuando registró 34,2%, al igual que Mockus que repuntó desde el 31,6% de la encuesta anterior.

En el tercer lugar de la intención de voto para la primera vuelta se ubicó la candidata del Partido Conservador, Noemí Sanín, con 8,8%, seguida por el izquierdista del Polo Democrático Alternativo Gustavo Petro con 7,3%.

El liberal Rafael Pardo registró 3,8% de intención de voto, al igual que Germán Vargas Lleras de Cambio Radical.

Sanín cedió terreno frente al 16,2% de intención de voto que obtuvo en el sondeo de finales de abril.