Brasilia. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se reunió este jueves en Brasilia con su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, con quien analizó asuntos bilaterales y regionales, y la posibilidad de "aproximar" a la Alianza del Pacífico y el Mercosur.

La Alianza del Pacífico, que integran Colombia, Chile, México y Perú, "no es contra nadie" y "una sinergia con el Mercosur sería bienvenida", declaró Santos a los periodistas a las puertas del Palacio de la Alvorada, residencia oficial de Rousseff en Brasilia.

Según Santos, existe "interés" tanto de Colombia como de Brasil por "aproximar" a ambos bloques, sobre los cuales consideró que son "complementarios" y afirmó que no compiten entre ellos.

El Mercosur es formado por Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela, y en los últimos años ha sido criticado por empresarios de los propios países miembros por su incapacidad para avanzar en acuerdos comerciales con otros bloques.

Según Santos, una "aproximación" entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico "haría más fuertes a todos" y le daría más "fortaleza" a los procesos de integración en América Latina.

Santos dijo que Rousseff le expresó su pleno respaldo a esas negociaciones y subrayó que Brasil "siempre" ha apoyado la búsqueda de la paz en Colombia.

Ese interés lo trasladará a los mandatarios de los países de la Alianza del Pacífico este viernes, durante la IX Cumbre del bloque que se celebrará en México, hacia donde viajará hoy mismo, tras presenciar el partido que la selección de fútbol de Colombia jugará en Brasilia frente a Costa de Marfil en el Mundial 2014.

Santos también explicó que conversó con Rousseff sobre el proceso de negociaciones de paz con las guerrillas de las Fuerzas Armadas de Liberación de Colombia (FARC) y los contactos que se han iniciado en el mismo sentido con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Sobre estos últimos, se abstuvo de dar detalles, pues reiteró que existe un "acuerdo de confidencialidad" con el ELN, pero garantizó que los contactos "exploratorios" van por "un buen camino" y "en la "dirección correcta".

Santos dijo que Rousseff le expresó su pleno respaldo a esas negociaciones y subrayó que Brasil "siempre" ha apoyado la búsqueda de la paz en Colombia.

"Brasil ha tenido una activa participación en todo este proceso" y "ha ayudado mucho desde el inicio", declaró Santos, quien recordó que el Gobierno brasileño apoyó con la logística en liberaciones de rehenes que estaban en manos de las FARC.

El pasado día 10, cuando informó oficialmente sobre los contactos "exploratorios" con el ELN, el gobierno colombiano agradeció "la buena voluntad y el compromiso" de Brasil, Chile, Cuba, Ecuador, Noruega y Venezuela, que serían "garantes" de esa negociación.

El presidente colombiano dijo que también conversó con Rousseff sobre las posibilidades que existen para ampliar los intercambios comerciales entre ambos países, que el año pasado alcanzaron la suma de US$4.200 millones, así como acordaron promocionar aún más las inversiones mutuas.

Santos también le expresó sus "felicitaciones" a Rousseff por la organización del Mundial de fútbol, que ha sido uno de los asuntos que lo trajo este jueves a Brasil.

El presidente colombiano tiene previsto asistir al partido que la selección de Colombia jugará frente a Costa de Marfil, en la que pudiera sellar su clasificación para la segunda fase del Mundial.

El presidente quiso aprovechar la ocasión para enviar un mensaje de aliento a la selección colombiana, que dirige el entrenador argentino Jose Pekerman.

"La selección en este momento es un símbolo de unidad nacional y el técnico y los jugadores tienen a 47 millones de colombianos apoyándolos", afirmó el mandatario, quien dijo que presenciará el partido con "toda" su familia.

Preguntado sobre un posible resultado, Santos dejó de lado la diplomacia y arriesgó: "Gana Colombia 2-1".