París. La oficina del presidente Nicolas Sarkozy negó este martes una información de prensa que señala que el mandatario ha recibido en persona donaciones en efectivo de la mujer más rica de Francia y de su difunto esposo.

Pero una entrevista a una antigua contadora de Liliane Bettencourt, la principal accionista del gigante cosmético L'Oreal, seguramente aumentará la presión sobre el golpeado gobierno de Sarkozy.

La antigua contadora, mencionada sólo como Claire T., fue citada este martes por la página web de noticias Mediapart diciendo que le dio al ministro de Trabajo, Eric Woerth, 150.000 euros (US$200.000) en efectivo para la campaña electoral de Sarkozy en 2007.

Un portavoz de la oficina de Sarkozy, preguntado si el presidente había recibido un pago en efectivo dijo: "Eso es totalmente falso".

Al preguntársele si Woerth, tesorero en la campaña de Sarkozy en 2007, había recibido esa donación, el portavoz dijo: "Eso parece infundado pero debe comprobarlo con el tesorero de la campaña".

Una portavoz de Woerth negó que el ministro hubiera aceptado donaciones en efectivo para Sarkozy, respondiendo a Reuters que "todo esto es falso".

Mediapart, que el mes pasado informó grabaciones secretas de conversaciones telefónicas entre Bettencourt y el administrador de su patrimonio, dijo que había entrevistado en exclusiva a la antigua contadora.

La mujer dijo que la multimillonaria y su difundo marido habían donado regularmente cantidades en efectivo a políticos conservadores.

"Ella cita dos nombres. Eric Woerth, actual ministro de Trabajo, que ha sido durante mucho tiempo tesorero del partido UMP, y cuenta cómo en marzo de 2007 ella le dio dinero en efectivo, tanto que tuvo que ir a buscarlo a Suiza, 150.000 euros, y se lo dio a él para Nicolas Sarkozy", dijo el editor de Mediapart, Edwy Plenel, a la radio France Inter.

Woerth, cuya esposa trabajó en la contabilidad de Bettencourt hasta su dimisión el mes pasado, ha negado cualquier acción ilícita o conflicto de intereses entre su empleo doble como tesorero del partido oficialista y como ministro de Presupuesto hasta marzo.

Plenel no reveló el nombre de la antigua contadora. La historia en la portada de Mediapart la identifica sólo como Claire T.

Mediapart citó a Claire T. relatando que ella había recogido grandes sumas de efectivo en un banco en el 16to. distrito de París a lo largo de varios años, que los Bettencourts daban a políticos que los visitaban en su villa en el exclusivo suburbio de Neuilly.

"Los políticos pasaban constantemente por la casa, especialmente en tiempos electorales. Dede (André Bettencourt) era un gran donante. Todos venían a buscar sus sobres, algunas veces con hasta 100.000 euros, o incluso 200.000 euros", dijo la contadora según cita Mediapart.

La mujer dijo que Sarkozy era un visitante regular a la villa en la década de 1990, cuando era alcalde de Neuilly, y que ella había escuchado de casualidad las conversaciones porque los Bettencourts eran algo sordos y él debía hablar fuerte para que pudieran oírlo.

"Nicolas Sarkozy también solía obtener su sobre. Ocurría en uno de los pequeños salones de la planta baja contiguo al comedor. Usualmente sucedía después de la comida", citó Mediapart a Claire T.

Claire T. señaló, según cita la página web, que no podía probar sus dichos con documentos porque había entregado tres libros contables junto a otros papeles cuando fue despedida en noviembre de 2008.