El presidente Nicolas Sarkozy y el opositor Francois Hollande medirán fuerzas a través de manifestaciones que se llevarán a cabo el domingo en París, en un intento por ganar votos a una semana de unos comicios que podrían llevar a la izquierda al poder después de 17 años.

Una serie de encuestas de opinión sugieren que las esperanzas de que el conservador Sarkozy logre la reelección se están diluyendo. Los últimos sondeos muestran que Hollande ganaría la segunda vuelta del 6 de mayo por un margen que va desde 9 a 14 puntos porcentuales.

Ambos mítines, que se realizarán al aire libre a una semana de la primera vuelta de unos comicios a dos rondas, se llevarán a cabo en momentos en que Sarkozy está tratando de superar una ola de resentimiento por los problemas económicos, así como una profunda antipatía entre muchos votantes por un estilo presidencial que algunos ven como arrogante.

Sarkozy se dirigirá a partidarios en la Plaza de la Concordia, la más grande de París, donde el rey Luis XVI fue guillotinado durante la sangrienta secuela de la Revolución de 1789.

El socialista Hollande les hablará a sus seguidores frente al castillo de Vincennes, un edificio real ubicado al lado oriental de la ciudad y que una turba trató de arrasar en 1791.

Las manifestaciones al aire libre son poco comunes en los principales candidatos en Francia. Sarkozy y Hollande parecen estar buscando generar la misma expectación lograda por el izquierdista radical Jean-Luc Melenchon, quien ha reunido a grandes multitudes en sus mítines al aire libre.

"Tengo que convencer a la gente de salir a votar en masa, y que me lleven a lo más alto posible en la primera ronda, para sellar un cambio de Gobierno inevitable", dijo Hollande al semanario Journal du Dimanche. Su partido apuesta a reunir unos 50.000 asistentes.

El comando de Sarkozy, en tanto, espera reunir a unas 80.000 personas.