Ciudad de México. La mala calidad de la educación se ha convertido en la onceava violación a los derechos humanos más denunciada en México, por encima de la negligencia médica y el empleo arbitrario de la fuerza pública, de acuerdo con el Informe de Actividades 2014, presentado el pasado 25 de marzo por la CNDH.

En su reporte, Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), expuso que los malos servicios educativos originaron 428 quejas en el país, superando conductas que en otros años estaban en la lista de las diez violaciones más reportadas, tales como negligencia médica, con 316 quejas, o el empleo arbitrario de la fuerza pública, con 302 denuncias.

Se trata del segundo año consecutivo en que esta situación ocupa el mismo lugar en el listado de denuncias. En 2013, la “prestación indebida del servicio a la educación” se colocó en el lugar 11 de un listado de 200 ilícitos, con 492 quejas.

Expertos consultados aclararon que esos resultados de la CNDH no están relacionados con la Reforma Educativa.

Para Ángel Díaz Barriga, académico del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE), el incremento de las denuncias relacionadas con la mala enseñanza  puede estar vinculado a instituciones particulares “patito” que no entregaron certificados o documentos oficiales.

El alza en los reportes, a decir de Carlos Ornelas, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), “es una buena señal” de que ahora hay interés entre la gente por denunciar y “ya no pasa desapercibido” como ocurría antes.