Asunción. La crisis diplomática entre Paraguay y Venezuela parece no tener visos de solución. Esta vez, la canciller venezolana cuestionó la “catadura ética” de su par paraguayo, cuyas declaraciones calificó como “atrevidas amenazas”.

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, utilizó su cuenta en Twitter para despacharse contra su par paraguayo, Eladio Loizaga, luego de que el canciller reafirmara que hay un “congelamiento total” de relaciones diplomáticas entre ambos países.

La diplomática apuntó que “las declaraciones contra Venezuela del canciller Loizaga confirman no solo su intolerancia política sino su catadura ética como funcionario del Plan Cóndor”.

Posteriormente, Rodríguez fue más allá y consideró que “sus atrevidas amenazas a la patria de Bolívar insultan nuestra herencia de independencia y libertad y lo colocan en el fango de la historia”.

Continuando con las ofensas, insistió en que la autoridad paraguaya es un “funcionario del Plan Cóndor contra nuestra patria grande”. Seguidamente, repitió el discurso del presidente venezolano, Nicolás Maduro, respecto a la “triple alianza”, en referencia a la postura de Argentina, Brasil y Paraguay contra la presidencia pro témpore del país caribeño en el Mercosur.

Finalmente, la ministra ratificó que “Venezuela no se deja amenazar ni sucumbe ante el miedo de quienes optaron por servir al imperio en lugar de a los pueblos”.

Ayer, el canciller paraguayo confirmó la decisión del Gobierno de enfriar las relaciones con el régimen de Maduro y repitió que el mismo no reúne las condiciones democráticas que constituyen el "ADN del Mercosur". “Por el momento no va a regresar el embajador (Enrique) Jara a Caracas y nuestra actitud en el campo multilateral va a seguir siendo la misma, y si es necesario, más fuerte va a ser”, aseveró.

En otro momento reafirmó “primero la disconformidad total con los exabruptos y segundo el congelamiento total de las relaciones”.

Las crispaciones entre Paraguay y Venezuela se iniciaron en medio de la crisis política en el Mercado Común del Sur (Mercosur), donde Nicolás Maduro se autoproclamó al frente del bloque, sin contar con el apoyo de los países miembros.

Debido a la postura paraguaya de no aceptar a Venezuela en la presidencia pro témpore del grupo regional, Maduro empezó con sus exabruptos. “Nos persigue la oligarquía paraguaya corrupta y narcotraficante”, fueron algunas de sus expresiones que motivaron reacciones diplomáticas de Paraguay.

El pasado 4 de agosto, la Cancillería paraguaya convocó al ministro consejero de la embajada venezolana en Asunción, Fritz Petersen Chaurán, para transmitirle su molestia por las afirmaciones de Maduro.

Posteriormente, el 5 de agosto, el Gobierno paraguayo anunció que llama a consulta al embajador en Caracas, Enrique Jara Campos, lo que significó el enfriamiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.