"¿Por qué no van a controlar a sus señoras esposas, a ver dónde andan, en lugar de andar controlando esas pavadas? Estamos para la chismografía", dijo este viernes el presidente de Uruguay, José Mujica, en declaraciones recogidas por Subrayado, en el marco de la Cumbre del Mercosur que concluyó este viernes en Brasilia.

Las palabras de Mujica cayeron muy mal en los legisladores blancos quienes manifestaron su enojo y malestar con el presidente a través de sus cuentas de twitter.

El diputado nacionalista José Carlos Cardoso escribió en twitter: “Mujica después del almuerzo se pone grosero. El alcohol no le cae. Lamentable pero cierto, antes era el bar Silva, ahora en las cumbres”.

Por su parte, el senador Francisco Gallinal opinó: “Mujica no da la talla para ser presidente. Mucho menos cuando toma”.

A estos dichos se sumó el diputado colorado Fitzgerald Cantero quien escribió en twitter: “ ¿lo dijo antes o después del almuerzo?”

La oposición cuestionó duramente a Mujica, quien reaccionó de forma inesperada cuando se le preguntó por el pedido de renuncia de Fernando Calloia, presidente del BROU, hecho por el Partido Nacional. Entre otras cosas, el malestar de los blancos es porque Calloia designó como abogado al excanciller Gonzalo Fernández.

"Yo no le pido la renuncia a pedido. Tiene libertad alguien para contratar al abogado que le parezca", sentenció Mujica.

Por su parte, el senador nacionalista Jorge Larrañaga - uno de los que pidió la remoción de Calloia - aseguró a El Observador que estas declaraciones de Mujica son para tapar "el desastre" de Pluna. "Es una nueva cortina de humo", aseguró.

"La actuación lamentable de varios jerarcas, desde el ministro de Economía, pasando por el presidente del Banco de la República, están comprometiendo a todo el gobierno", manifestó.

"Se ve que el presidente está pasando por un mal momento", sentenció.