México DF. Cuarenta y un reos se fugaron el jueves de un centro penitenciario del estado mexicano de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos, en medio de una crisis en las sobrepobladas cárceles del país por la presencia de más narcotraficantes, dijeron autoridades.

La fuga ocurrió en Matamoros, que hace frontera con la ciudad estadounidense de Brownsville, sin que se conozcan detalles de cómo ocurrió.

El secretario de Seguridad Pública de Tamaulipas, José Soberón, dijo que el personal del Centro de Ejecución de Sanciones de Matamoros era investigado por la fiscalía federal bajo sospechas de haber ayudado a los reos, de los cuales 38 estaban presos por delitos del fuero federal.

Actualmente el principal y más recurrente delito del fuero federal es el tráfico de drogas, la mayor parte con destino a Estados Unidos.

"Se tiene conocimiento que la fuga ocurrió entre las cuatro y cinco de la mañana", dijo a periodistas Soberón.

El director de los penales del estado fue cesado y era investigado por la fiscalía federal junto con directivos, custodios y personal administrativo del centro penitenciario de Matamoros, agregó.

El año pasado se fugaron de una prisión del norteño estado de Zacatecas 53 reos, que fueron rescatados por un comando armado de sicarios vestidos con falsos uniformes de policías. El sistema penitenciario es acusado a menudo de corrupción.

La crisis de sobrepoblación de las prisiones se ha agudizado a medida que más narcotraficantes caen tras las rejas y provocan motines y fugas.

Una pelea entre grupos rivales de reos, ligados a dos cárteles de la droga, en una prisión del norteño estado de Durango, dejó en enero al menos 23 muertos.

La brutal violencia ligada al narcotráfico ha dejado unos 19.000 muertos desde que asumió en diciembre del 2006 el presidente Felipe Calderón, quien lanzó operativos antidrogas en varios estados con la participación de decenas de miles de militares y policías federales.