Así lo dejó ver el guerrillero negociador, ‘Andrés París’, quien en rueda de prensa, antes ingresar al Palacio de Convenciones de La Habana, expresó que las Farc tienen la “esperanza y voluntad” de “avanzar” en la construcción de un acuerdo en torno al problema de las drogas de uso ilícito, sobre el cual, señaló, se tiene acordado entre el 95 y el 98%.

“Las contradicciones son menores. Es un deseo muy grande de darle conclusión a ese punto. Por eso el optimismo de Andrés”, expresó Jesús Santrich, plenipotenciario de la delegación de paz de las Farc, y agregó refiriéndose a los desacuerdos que “algunos son de fondo y tienen que ver mucho con las responsabilidades internacionales en el conflicto, pero nada que no se pueda resolver. Todo tiene posibilidades de solución y en eso andamos”.

Los comandantes guerrilleros explicaron que los tres subtemas que encierra la discusión sobre drogas ilícitas, que son la sustitución de cultivos ilícitos, consumo y salud pública, comercialización y narcotráfico, van muy avanzados. “Estamos a unos tres o cuatro párrafos de resolver”, señaló ‘Santrich’.

Sin embargo, los jefes de la insurgencia también expresaron sus consideraciones a cerca de la campaña política que se vive en el país de cara a las elecciones a la Presidencia del próximo 25 de mayo. ‘París’ fue enfático en que las Farc “no están en campaña” y que “no somos las tortugas del proceso de paz pero tampoco seremos canguros que nos dejemos acosar para que nos sitúen dentro de agendas y cronogramas electorales. Nuestra campaña es por la paz”.

“Observamos que las distintas candidaturas se han corrido en su mensaje hacia la defensa de la solución política al conflicto. Recalcitrantes antes, ahora todos pugnan por vender su propósito de paz”, refirió ‘París’, no sin antes advertir que sin importar el resultado electoral “no se deben interrumpir los esfuerzos que se están desarrollando en La Habana” y que ojalá “el sentimiento de paz” de los colombianos “no sea manipulado por intereses electoreros”.

Finalmente, los delegados de la guerrilla sostuvieron que la ronda de paz empieza “en medio de una expectativa nacional muy grande por una de las campañas electorales más disputadas”, y lanzaron fuertes críticas al reciente escándalo de ‘chuzadas’ a la mesa de diálogos, pues según ellos, evidencian “la podredumbre del régimen colombiano”.

“Somos insurgentes y sabemos que el Estado y el régimen y todos los actores sociales que nos adversan desde que empezó la confrontación, acuden al espionaje (...). Lo que estamos presenciando es el espionaje contra el conjunto de la sociedad colombiana”, concluyeron los comandantes insurgentes.