Caracas. Algo está "podrido" en la Venezuela del presidente Hugo Chávez, con el Gobierno y la oposición acusándose de emanar el mal olor.

El adjetivo "podrido" o "podrida" está de moda en la polarizada sociedad venezolana para calificar todo lo que haga mal la otra parte, en medio de la confrontación entre partidarios y críticos de Chávez.

Seguidores del presidente socialista crearon este mes el "Comité de Usuarios Contra la Podredumbre Burguesa", a la que acusan de tergiversar la realidad venezolana.

"Hemos decidido salir a la calle como un colectivo social para ir en contra de la podredumbre burguesa, explicar qué es y todas las estafas que han hecho", dijo hace poco el miembro del comité Alejandro Ribas a la radio oficialista YVKE Mundial.

La unión de grupos sociales, amas de casa, estudiantes y trabajadores afines al mandatario busca demostrar delitos de "poderosos" sectores económicos que conspiran, según dicen, apoyados por Estados Unidos, para descarrilar la "revolución socialista".

Uno de sus primeros objetivos es lograr la extradición del empresario Nelson Mezerhane, prófugo en Estados Unidos, por la quiebra del Banco Federal.

La moda del "podrido" comenzó cuando adversarios de la "revolución socialista" denunciaron la existencia de mafias "podridas" en el Gobierno de Chávez, con el escándalo que se destapó en junio por la existencia de casi 30.000 toneladas de comida importada dañada.

Diarios nacionales de tendencia opositora titularon con la putrefacción repetidamente y el pequeño canal Globovisión -del que Mezerhane es accionista- denunció el hallazgo de lotes y lotes de comida podrida por casi 130.000 toneladas.

La fiscalía, a la que la oposición y grupos de derechos humanos acusan de estar parcializada a favor del Gobierno, sólo admite la existencia de la mitad de esa cantidad.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo asegura que denunció desde el 2008 problemas en la nacionalización de alimentos, que quedaron varados dentro de contenedores en varios puertos.

La televisión oficial VTV desacredita constantemente que existan nuevos descubrimientos de comida descompuesta, repitiendo que Globovisión sólo mostraba burros muertos.

Hasta el momento, tres personas están detenidas por los delitos de boicot y peculado culposo -con riesgo de recibir condenas de hasta 10 años- en el caso del vencimiento que involucró arroz, harina de trigo, leche, azúcar y aceite.

La opinión pública se conmovió en momentos en que se acerca la campaña para la elección legislativa de septiembre -en la que Chávez dice que se juega el futuro de su "revolución"-, escandalizada por el "pecado de desperdiciar la comida".

Funcionarios precisaron que no era comida "podrida". Corrigieron primero que sólo estaba "vencida" y luego la definieron como "no conforme".

Pero Chávez asegura que lo podrido es la "rancia oligarquía criolla" y el vicepresidente ejecutivo, Elías Jaua, puntualizó la semana pasada que la revolución socialista debía liberar al pueblo de "mecanismos podridos para expoliarlo".

Entonces, en el país petrolero miembro de la OPEP pareciera que hay que taparse la nariz para soportar los malos olores emanados de la podredumbre que está por todos lados.