Tras la captura de Waldemar Lorenzana Lima, alias el Patriarca, en el 2011, vinculado con el cartel del narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán, y la extradición de Mario Ponce, quien purga una pena de 25 años en EE.UU., varias estructuras del narcotráfico se acomodaron en las regiones donde operaban estos grupos, según investigadores antinarcóticos.

En los últimos años, las redes del crimen organizado dedicadas al trasiego de drogas han incursionado en varias regiones del país, algunas con fuertes nexos con el cartel de los Zetas.

La organización de trasiego de drogas de Ponce, quien fue capturado y extraditado a EE.UU. desde Honduras, se pudo haber restructurado, según investigaciones de agentes antinarcóticos del Istmo.

Las pesquisas de agentes antinarcóticos revelan que la agrupación que opera en Honduras y Guatemala incorporó a Horst Wálter Overdick Mejía, y tras la captura de este, nuevos grupos controlan las rutas.

Desde la aprehensión y extradición de Ponce, las investigaciones revelan que su hermano Jorge Ponce Rodríguez quedó al mando de la mafia y se encargó de reclutar a seis personas más, entre estas las que operaban con Overdick.

Lorenzana Lima siempre aseguró que sus lujos provenían de sus empresas meloneras y de transportes.

Según agentes antinarcóticos, este era aliado del cartel mexicano de Sinaloa.