El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil informó este domingo que se han registrado 66 detenciones de ciudadanos por presuntos delitos electorales, transcurridas cuatro horas y media de la segunda vuelta de las elecciones generales.

Hasta las 12:30 tiempo local (14:30 GMT) ocurrieron 293 incidentes relacionados con la jornada de comicios de este domingo, en las que en 227 no hubo necesidad de prisión.

El estado de Río de Janeiro ha sido el que ha reportado mayor cantidad de situaciones irregulares, con 62 y 13 personas detenidas.

Entre los delitos más concurridos, está emitir información en "boca de urna" (resultados anticipados), divulgación de propaganda, uso de autoparlantes y transporte ilegal de electores (acarreo), entre otras prácticas prohibidas durante la jornada.

En su tercer balance desde que comenzó la votación, el TSE indicó que fueron sustituidas en todo el país 1.733 urnas electrónicas por presentar algún problema, las cuales corresponden al 0,4% de las 420.000 instaladas en total.

El ente electoral tiene a su disposición más de 530.000 urnas, de las cuales cerca de 70.000 son de reserva.

De acuerdo con el reporte del TSE, hasta pasado el mediodía no se han tenido incidentes de relevancia y la jornada se desarrolla en paz en todos los distritos electorales.

Un total de 142,8 millones de brasileños están habilitados para votar este domingo en la segunda vuelta para elegir presidente y vicepresidente, así como gobernadores de 13 estados más el Distrito Federal (Brasilia).

Disputan la presidencia la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) y actual mandataria, Dilma Rousseff, quien busca la reelección, así como el aspirante del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), Aécio Neves.