"Yo pienso que esta denuncia o es muy irresponsable o es muy malintencionada". Así reaccionó el ex presidente de Chile, Sebastián Piñera, por su posible vinculación a un soborno que la aerolínea LAN tuvo que reconocer frente a autoridades estadounidenses, razón por la cual fue obligada a pagar una multa de US$22 millones.

Por este caso, el fiscal argentino Ramiro González intentará que Piñera sea investigado, luego de que una mujer venezolana estableciera una denuncia civil.

Piñera fue director de LAN hasta julio de 2007, aunque sólo vendió sus acciones en marzo de 2010, lo que generó serios cuestionamientos a su probidad durante la campaña presidencial que lo llevó hasta La Moneda.

El caso, por el cual Latam debió cancelar la millonaria multa, se inició en diciembre de 2010, a raíz de una consultoría en materia de transporte, sin embargo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) y la Securities and Exchange Commission (SEC) concluyeron que se trató una falsa maniobra para pagarle a gremios en Argentina para resolver diferencias sobre demandas salariales y condiciones laborales.

Piñera manifestó que "no he tenido ninguna participación ni ninguna responsabilidad en los hechos investigados". Si bien aseguró comprender que se encuentra "sujeto a un escrutinio muy riguroso", en su carácter de hombre público, rechazó que "se me pretenda involucrar con hechos ocurridos más de diez años atrás".