El presidente de Chile, Sebastián Piñera, junto a su esposa Cecilia Morel, y a las principales autoridades del país, asistió esta tarde a la Función de Gala de Fiestas Patrias en el Teatro Municipal de Santiago, en el marco de las actividades del Bicentenario de Chile.

En la ocasión, se presentó la ópera “Rigoletto” de Giuseppe Verdi, una de las más populares del repertorio mundial que, junto con “La Traviata” y “El Trovador”, forma parte de la célebre trilogía verdiana que hizo famoso al compositor italiano.

A su llegada y requerido por la prensa, el mandatario reafirmó la necesidad trabajar en una mesa de diálogo con las comunidades mapuches “que debimos haber tenido hace mucho tiempo atrás”, subrayando que “es un absurdo que el país esté luchando y poniendo todos los esfuerzos y recursos para salvar la vida de 33 mineros y, simultáneamente, 34 comuneros estén atentando contra sus propias vidas”.

En ese sentido, aseguró que el gobierno “quiere tener un diálogo con el pueblo mapuche, que son más de un millón de chilenas y chilenos, y que va mucho más allá de aquellos que han optado por el camino de la violencia, que yo creo es un camino equivocado”.

Confirmó, además que el domingo próximo visitará la mina San José, en la región de Atacama, cumpliendo su compromiso con los familiares de los trabajadores.

“Hoy (este viernes) la máquina T-130, el Plan B, llegó al refugio y, por tanto, hemos dado un gran paso adelante. Y yo sueño con el día en que podamos verlos salir desde ese cautiverio en las profundidades de la montaña y abrazarse con sus hijos, con sus mujeres. Y eso, con la ayuda de Dios y con el trabajo sacrificado de mucha gente, lo vamos a lograr más temprano que tarde”, afirmó.