Santiago. No tardo de reaccionar el gobierno de Chile a las declaraciones del presidente boliviano, Evo Morales, quien ayer en medio de los actos por un nuevo aniversario al frente del gobierno indicó que "Atacama antes era de Bolivia, esperamos recuperarla pronto".

Si bien de inmediato el portavoz de la presidencia boliviana, Iván Canelas, aclaró el asunto y aseguró que sus dichos sobre Atacama fueron solamente "una broma", en Chile las palabras no cayeron nada de bien.

El mandatario Sebastián Piñera indicó que "con Bolivia tenemos una mesa de diálogo y conversación que tiene 13 puntos, pero de esto no voy a hablar en broma, sino que muy en serio".

Y a reglón seguido añadió: "Atacama es y va a seguir siendo chilena, con soberanía chilena, y eso nunca ha estado ni va a estar en las conversaciones con Bolivia".