Washington. Estados Unidos está "indignado" por un ataque contra dos agentes de Inmigración y Aduanas en México que dejó un oficial muerto, dijo el jueves la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.

Napolitano sostuvo que México estaba llevando a cabo la investigación sobre la muerte a tiros ocurrida el martes del agente de Inmigración, que se produjo en medio de una creciente violencia entre cárteles mexicanos y las fuerzas de seguridad.

Otro agente fue herido de bala en una pierna durante el ataque ocurrido en una importante carretera.

Napolitano dijo a un comité del Senado estadounidense que Washington había formado una fuerza conjunta del Departamento de Justicia y de Seguridad Nacional para ayudar en la investigación.

"Puedo hablar por toda la administración cuando digo que no sólo estamos tristes por la pérdida de un agente, sino que estamos indignados por este acto de violencia contra un oficial de Estados Unidos (...) Y no se engañen, los involucrados serán llevados a la justicia", dijo.

"Le debemos nada menos que eso a la memoria del agente (Jaime) Zapata y a los que todavía están trabajando en México. Seguimos implacables en nuestros esfuerzos para mantener nuestras fronteras seguras y ayudar a México a terminar con los carteles, que son una plaga para este país", agregó.

En una conferencia de prensa separada, el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, dijo que los funciona.