Washington. El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, firmará la próxima semana un acuerdo de defensa con Brasil y luego viajará a Sudamérica, buscando fortalecer los vínculos de una región que está siendo cortejada por Irán, China y Rusia.

Gates firmará este lunes en Washington el acuerdo con el ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobim, dijo este jueves un funcionario de alto rango de la Defensa de Estados Unidos, confirmando los planes anunciados por Jobim a principios de semana.

Gates viajará a Colombia y Perú, y asistirá esa misma semana a una conferencia de seguridad del Caribe en Barbados.

El funcionario Estados Unidos, que pidió no ser identificado, describió el acuerdo con Brasil como un "acuerdo amplio", el primero de su tipo en más de 30 años en los lazos de defensa entre ambos países.

Sin embargo, temas como el programa nuclear de Irán tensarán seguramente la cita entre Jobim y Gates en el Pentágono. Brasil ha rechazado hasta ahora apoyar una nueva ronda de sanciones contra Irán.

El mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, planea visitar Teherán en mayo, luego de que recibió el año pasado al presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad.

"Creo que el secretario le expresará la posición de Estados Unidos sobre el tema (de Irán) al ministro Jobim", dijo el funcionario estadounidense.

Brasil también ha dado señales de que podría pasar por alto una oferta de la firma estadounidense Boeing para construir su próxima generación de aviones de combate. El Pentágono ha afirmado que el acuerdo de miles de millones de dólares podría acercar más a ambos ejércitos.

"Nos gustaría que los brasileños escogieran el Super Hornet (de Boeing), lo que se sumaría a nuestra relación estratégica", sostuvo el funcionario estadounidense.

EE.UU. y su compromiso con la región. Washington ha sido acusado de no prestar suficiente atención a América Latina debido a sus prioridades políticas en Irak y Afganistán, incluso mientras Teherán logra avances entre los líderes izquierdistas de la región, y mientras Rusia y China profundizan sus relaciones comerciales.

"Nosotros seguimos muy comprometido en la región -a pesar del tipo de percepción de que de alguna manera no estamos interesados, o que la hemos desatendido, o nos hemos descomprometido, lo que sencillamente no es cierto", dijo el funcionario.

"Esa será una parte del mensaje que el secretario llevará (...) a todos los países que visitará", agregó.

Washington ha hablado con sus aliados latinoamericanos sobre el acuerdo con Brasil -una medida que posiblemente busca evitar una confusión similar a la que surgió el año pasado debido a la firma de un pacto militar con Colombia.

El acuerdo con Bogotá, firmado el año pasado, permitió a soldados de Estados Unidos utilizar bases colombianas. Inicialmente planteó dudas en la región y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo que era parte de una conspiración de Washington para planificar una invasión a su país.

Chávez, quien está aumentando sus compras de material militar a Rusia y China, ha denunciado que aviones militares de Estados Unidos realizan incursiones ilegales a espacio aéreo venezolano y "nos provocan". Washington rechaza firmemente las acusaciones.

Washington, a su vez, acusa al Gobierno de Chávez de apoyar a las guerrillas de las FARC, que libran una guerra contra el Gobierno colombiano.

El funcionario estadounidense dijo que Gates, en sus reuniones en Colombia y Perú, posiblemente discutiría el tema de Chávez.

"Nosotros obviamente expresaremos nuestra posición respecto a Venezuela, pero lo que no haremos será caer en la trampa de ser provocados por la retórica", dijo el funcionario.

Agregó que Gates plantearía las preocupaciones de su país por la situación de los derechos humanos en Colombia y expresaría su respaldo a Perú en su lucha contra el tráfico de cocaína y los rebeldes remanentes del grupo Sendero Luminoso.