El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, insistió en que el organismo debe impulsar medidas para apoyar a Paraguay antes que disponer sanciones. “Tenemos que ser más medidos en nuestro juicio”, reclamó.

Durante su segunda intervención en el pleno de la reunión extra del consejo permanente de l OEA, Insulza insistió en que “tenemos que ver la manera de ayudar a Paraguay”.

El secretario general rechazó que la destitución de Fernando Lugo constituya un hecho extraordinario y recordó casos anteriores desde la vigencia de la Carta Democrática.

“No digamos que esto no ha pasado nunca porque ha pasado muchas veces”, reafirmó.

Comentó que desde la vigencia de la Carta Democrática Interamericana “se han ido más de 15 presidentes y sólo dos se han ido por golpe de Estado”.

Recordó que en casos similares al de Paraguay los diplomáticos de la OEA no tuvieron la misma reacción.

Durante la presentación de su informe elaborado luego de su visita a Asunción, Insulza señaló que hay absoluta normalidad en el país luego del cambio de gobierno.