El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, afirmó este viernes que hará lo que le pidan Bolivia y Chile en el caso de la demanda marítima boliviana en el marco de la 42 Asamblea General del ente hemisférico, que se realizará del 3 al 5 de junio en dos sedes del municipio de Tiquipaya, próximo a la ciudad de Cochabamba.

"Me preguntaron cuando asumí el cargo de la OEA cuál era mi opinión sobre este tema y que es lo que iba a hacer con él, y yo dije que sólo iba a hacer aquello que los países me pidieran, ambos países, que no me iba a vincular a él (tema) de manera alguna, que no iba dar ninguna opinión sobre él y que ciertamente no iba a manifestar jamás nada que pueda afectar los intereses de un país miembro y voy a hacer exactamente lo mismo ahora", dijo apenas llegar a Cochabamba.

Insulza confirmó que la demanda marítima de Bolivia fue incluida en la agenda del encuentro hemisférico para consideración de los cancilleres participantes y destacó que ese asunto será discutido entre las reuniones.

"Entiendo que el canciller de Chile, Alfredo Moreno, viene, por lo menos ha confirmado su asistencia, y por lo tanto si dialogan o no como lo han hecho en otras ocasiones, en ocasión de la Asamblea, me parece muy bien, pero no tengo información sobre eso", sostuvo.

La agenda de la 42 Asamblea General de la OEA establece que el tema de demanda marítima será tratado el martes en la Cuarta Sesión Plenaria.

Por su parte, el canciller boliviano David Choquehuanca explicó que en esa oportunidad se presentará un informe sobre el avance del cumplimiento de dos resoluciones emitidas en favor de la causa de Bolivia por la Organización de Estados Americanos.

"Tenemos nosotros, en especial, la resolución de 1979 que está vigente", aseveró.

La resolución 426 de la OEA, emitida en 1979, establece en su punto central que "es de interés hemisférico permanente encontrar una solución equitativa por la cual Bolivia obtenga acceso soberano y útil al Océano Pacífico".