San José/ Managua. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, inicia este lunes una gira que lo llevará a San José y Managua y tiene como fin que Costa Rica y Nicaragua retomen el diálogo en medio de las tensiones diplomáticas por las que atraviesan debido a un conflicto limítrofe.

Junto a Insulza viajaran Dante Caputo, ex canciller argentino, y el canadiense Adam Blackwell, secretario de Seguridad Multidimensional de la OEA.

El ministro de RR.EE. de Costa Rica, René Castro, puntualizó que su país está dispuesto a conversar, pero que el diálogo está condicionado a que Nicaragua retire las tropas que, según el gobierno de Laura Chinchilla, se encuentran en territorio costarricense, señaló La Nación.

Consultado sobre el asunto, Insulza explicó que “el tema será planteado en Costa Rica y yo se lo llevaré al presidente Ortega como corresponde. Es uno de los temas que tendrán que conversar los presidentes y resolverlo”.

Por su parte, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, llamó a Nicaragua a salir de territorio tico, puntualizando que “no se puede invadir un país pacífico como Costa Rica como se hizo”.

La misma posición tomó el representante de República Dominicana en la OEA, Héctor Alcántara.

Viaje de diputados nicaragüenses. En Nicaragua, diputados anunciaron que sesionarán la próxima semana en Río San Juan y escucharán allí el informe del ejército, luego viajarán a la Isla Calero y la zona en conflicto.

Quienes visitarán la zona serán los directivos del Parlamento, los jefes de bancada y los presidentes de las comisiones de Gobernación y de Relaciones Exteriores, informó El Nuevo Diario.

El primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro Moreira, explicó que en el periplo “dormimos en San Carlos y el jueves en la mañana, los jefes de bancada de todos los partidos y el presidente de la Comisión de Gobernación, Maximino Rodríguez, viajamos en helicóptero a la zona donde está la draga, donde están nuestras tropas, y hacemos un acto de reconocimiento y soberanía, apoyando a nuestros soldados. El objetivo es reafirmar la defensa del territorio nacional y reafirmar la posición de Nicaragua sobre el sumo imperio y dominio del Río San Juan, mostrando la unidad de las fuerzas políticas del país alrededor de la defensa de la soberanía y el apoyo al gobierno en el dragado y las acciones contra el narcotráfico”.