El secretario general de la OEA, Luis Almagro, publicóeste lunes su cuarto informe sobre Venezuela, en el que insta a la comunidad internacional a aplicar sanciones cada vez más duras contra Nicolás Maduro y pide que el diálogo retomado por Gobierno y oposición no se base en el reparto de poder.

"Reiteramos la solicitud que formuláramos en el pasado para que la comunidad internacional continúe aplicando sanciones cada vez más duras contra el régimen y autoridades del régimen", indica Almagro en el documento, de 49 páginas.

Del mismo modo, Almagro enumeró las peticiones que, a su juicio, se deben hacer al Gobierno de Venezuela: anulación del proceso de Asamblea Constituyente, cese inmediato de la represión, liberación de todos los presos políticos, "retorno al orden constitucional", realización de elecciones "libres, justas y universales, a la brevedad y con observación internacional calificada".

"Paz, democracia y libertad". "Exigimos que no se negocie la paz, la democracia ni la libertad, porque son nuestros bienes más altos y son irrenunciables, no podemos permitir que el Régimen haga abdicar de sus bienes más altos a los venezolanos". "Paz, democracia y libertad deben ser el resultado del diálogo, y no materia de negociación. Las partes en diálogo deben escuchar la voz de la OEA en la defensa de sus principios, que son los que le darán garantías al pueblo venezolano", agregó el secretario general de la OEA.

Estas son las primeras consideraciones de Almagro tras el anuncio del nuevo intento de diálogo entre el Gobierno y la oposición de Venezuela que comenzó con unos encuentros hace dos semanas en República Dominicana y está previsto que continúe el próximo 27 de septiembre.

Almagro pidió asimismo "admitir que la situación actual de la República Bolivariana de Venezuela representa un riesgo para la paz y seguridad hemisférica, debido a la grave crisis humanitaria y migratoria y los vínculos comprobados de estructuras del Estado con el crimen organizado internacional".

Peticiones al Gobierno de Venezuela. Del mismo modo, Almagro enumeró las peticiones que, a su juicio, se deben hacer al Gobierno de Venezuela: anulación del proceso de Asamblea Constituyente, cese inmediato de la represión, liberación de todos los presos políticos, "retorno al orden constitucional", realización de elecciones "libres, justas y universales, a la brevedad y con observación internacional calificada".

Y también "la investigación a gran escala de los actos de figuras clave del Régimen y sus subordinados, para garantizar la rendición de cuentas por los crímenes cometidos contra la población civil".

Extensión del veto migratorio. La publicación del informe a última hora de la tarde de Washington, donde tiene su sede la OEA, no llegó ni 24 horas después de que el Gobierno de Estados Unidos incluyera al país latinoamericano en el veto migratorio, cerrando la entrada a partir del 18 de octubre a territorio norteamericano a funcionarios venezolanos y a sus familias.

La administración de Donald Trump ha aplicado diversas rondas de sanciones contra funcionarios del Estado venezolano, incluido el propio Maduro, y el mes pasado impuso por primera vez sanciones finacieras, destinadas a asfixiar la financiación del Gobierno boliviariano. Canadá también acaba de imponer sanciones a Venezuela y la Unión Europea podría hacerlo pronto.