Ginebra. El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió este lunes que los bandos en la guerra de Siria implementen un alto el fuego de 30 días, sumándose a un llamado similar emitido el fin de semana por las principales potencias del mundo.

Las agencias de la Organización de Naciones Unidas (ONU) están listas para ofrecer ayuda humanitaria y evacuar a los heridos graves del enclave rebelde de Guta oriental, cerca de Damasco, donde 400.000 personas han estado bajo asedio, dijo Guterres.

"Mientras saludo la adopción por parte del Consejo de Seguridad de la resolución sobre el cese de hostilidades en toda Siria durante al menos 30 días, también digo que las resoluciones solo tienen sentido si son efectivamente implementadas", recalcó Guterres.

"Guta oriental no puede esperar, es hora de que pare este infierno en la tierra", dijo Guterres ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que abrió su principal sesión anual de cuatro semanas en Ginebra.

El secretario general de la ONU también quiso recordar a todas las partes enfrentadas en el conflicto sirio y a los países con influencia política y militar sobre ellas de su "absoluta obligación de proteger a los civiles y las infraestructuras civiles en todo momento bajo el Derecho Humanitario Internacional y las leyes internacionales de derechos humanos".

El jefe de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra'ad al-Hussein, dijo que los ataques aéreos en Guta continuaban este lunes por la mañana.

El jordano también quiso recordar que la resolución 2401 hay que verla en el contexto de "siete años de fracaso (de la comunidad internacional) para frenar la violencia en Siria".