Entre los empresarios también surge rechazo a la cadena del gobierno que esta semana ha causado polémica, porque en ella personifica a tres sectores: medios, banca y empresas, en contra de las libertades.

Al reclamo de dos canales: Ecuavisa y Teleamazonas, ahora se suma el Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE). También ellos consideran que ese spot “retrata de forma distorsionada a sectores empresariales”, pues el gremio alega que se someten a la ley y cumplen actividades propias, no políticas.

Incluso para el Comité esta cadena, con esos “personajes sombríos”, compromete la honra de empresarios.

“Estereotipar a banqueros y propietarios de medios de comunicación privados como villanos opuestos a libertades fundamentales y al interés general de la ciudadanía, que defiende el Gobierno, no representa sino apelar a un argumento simplista que fomenta odiosidades indebidamente”, indica en un comunicado.

Y es por ello que solicita una mayor “sensatez y cordura para evitar este tipo de controversia que poco aporta a los verdaderos intereses del país, que siempre estarán mejor servidos en un ambiente de mayor respeto, donde si bien se pueda debatir y disentir, se lo haga con la altura necesaria para no caer en la tentación de mensajes sesgados que desvirtúan principios desarrollados en la propia Ley de Comunicación”.

Esto un día después de que el Consejo de Regulación y Desarrollo de la Información y Comunicación (Cordicom) diera aval al spot oficial al emitir un comunicado en el cual sostiene que este no incumple la Ley de Comunicación, y que no cabe la calificación de estigmatizante como lo considera Ecuavisa.

En respuesta, ese canal negó en su noticiario de la noche del miércoles pasado que con su desacuerdo a la cadena haya menoscabado la libertad y el derecho de la ciudadanía a recibir información, pues emitió el video tal y como llegó. Aunque insiste en que el spot no es información, sino “un mensaje dramatizado” y que “intenta polarizar a la opinión pública”. Para la estación, el artículo 74 habla de la obligación de los medios emitir cadenas, pero que sean de “interés general” o “interés público”.

“Mal podemos estar de acuerdo con propaganda negativa, estigmatizante y ofensiva”, concluyó en su comentario.