Los candidatos presidenciales de la oposición rechazaron el triunfo del aspirante oficialista y presidente Daniel Ortega, tras conocer los resultados oficiales.

El candidato liberal opositor nicaragüense Fabio Gadea desconoció este lunes el escrutinio oficial que dio una victoria arrolladora con más de 30 puntos de ventaja al presidente sandinista Daniel Ortega, y denunció que hubo un "fraude" de "proporciones inauditas".

"No podemos aceptar los resultados presentados por el Consejo Supremo Electoral (CSE) porque no reflejan la voluntad del pueblo", afirmó Gadea, al leer un mensaje al país, y señalar la existencia de irregularidades que reflejan un "fraude".

"Hemos tenido un proceso electoral viciado desde su origen (...) a medida que avanzó el proceso, el inventario de irregularidades fue creciendo hasta terminar" con un resultado "que arroja fundadas sospechas de que hemos estado ante la escenificación de un fraude de globalidad y proporciones inauditas", denunció Gadea.

El candidato del Partido Liberal Independiente (PLI), un empresario radial de 79 años, afirmó que el "fraude" fue "cuidadosamente planeado por el orteguismo para alterar la voluntad popular".

"En estos momentos no podemos aceptar los resultados del Consejo Electoral, ya que no reflejan la voluntad del pueblo, sino la voluntad del Consejo Electoral". Fabio Gadea.

Mientras el candidato del partido Liberal Constitucionalista y expresidente Arnoldo Alemán, también se sumó al desconocimiento del triunfo electoral.

El CSE emitió un informe en que dio a Ortega una victoria arrasadora con 62,6% de votos, contra 30,9% de su rival, escrutadas 86% de las mesas.

"Quiero felicitar al presidente" Ortega, dijo el titular del (CSE), Roberto Rivas.

La jornada, a la que estuvieron llamados 3.4 millones de electores, estuvo marcada por denuncias de irregularidades e incidentes como choques entre opositores y sandinistas en Managua y en el norte del país, con varios heridos y detenidos, y la quema de juntas receptoras de voto.

Protestas. Al menos 12 heridos y 18 detenidos dejó un enfrentamiento entre policías y vecinos de una localidad de Masaya al sur de Nicaragua, descontentos con el escrutinio de los comicios del domingo, ganados abrumadoramente por el presidente Daniel Ortega.

Un joven resultó herido en una pierna por una bala que supuestamente dispararon los manifestantes, dijo el jefe de la delegación policial de Masaya, el comisionado Domingo Navas.

Según el oficial, tras la intervención de la Policía antimotines, en la que dos oficiales también resultaron heridos, los manifestantes se dispersaron. Los incidentes en el municipio de La Concepción, unos 40 km al sureste de Managua, comenzaron la madrugada de ayer y se extendieron durante casi todo el día, protagonizados por simpatizantes de la alianza Partido Liberal Independiente (PLI), vencida en los comicios.

"El pueblo de Dios está unido, porque aquí se han robado las elecciones, no somos tontos", dijo una mujer que participaba en la protesta. "Esos votos son marulla (trampa)", gritó otro de los pobladores, según imágenes de la televisión local.

La situación "está bajo control" y los edificios del CSE y de la Alcaldía, que intentaron ser quemados por los manifestantes, permanecían resguardados por agentes antimotines, manifestó Navas.

Estos choques en la Concepción, una localidad de pequeños artesanos y agricultores, son los de mayor relevancia. Informes locales daban cuenta de otras protestas de personas inconformes con los resultados electorales en la ciudad de Jalapa (Nueva Segovia), en el norte del país.

EE.UU., UE y OEA preocupados. Estados Unidos está preocupado por los reportes de irregularidades en los comicios nicaragüenses, declaró la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

"Estamos preocupados porque hay unos cuantos reportes (de irregularidades) y porque las condiciones no fueron buenas" para el buen desarrollo de los comicios, explicó Nuland en rueda de prensa.

"Francamente, si el gobierno nicaragüense no hubiera tenido nada que ocultar, debería haber permitido un mayor número de observadores internacionales", añadió la portavoz.

Por su lado, la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de a Unión Europea (UE) denunciaron "obstáculos" a su labor, pero no emitieron todavía una valoración final. La misión de la OEA, en particular, denunció obstáculos para las tareas de observación de sus miembros, aunque el secretario general, José Miguel Insulza, aseguró que en la jornada del domingo "avanzó la democracia y la paz".

El próximo período de Ortega comienza el 10 de enero del 2012 y finaliza el 2017.

* Con información de El Heraldo y CNN en español.