Quito. Dos periodistas ecuatorianos y su chofer fueron secuestrados en una zona conflictiva en la frontera con Colombia, donde operan grupos armados vinculados al narcotráfico, informó el martes el Ministro del Interior, César Navas.

La captura habría ocurrido el lunes en la parroquia Mataje, en la provincia costera de Esmeraldas, una zona en la que durante las últimas semanas hubo varios ataques con explosivos caseros a infraestructura militar y policial, en los que murieron tres personas y decenas resultaron heridas.

"Tres trabajadores del medio de comunicación Diario El Comercio fueron secuestrados el día de ayer (...) Tenemos un registro de que los tres ciudadanos pasaron por el retén militar y que recibieron las advertencias correspondientes al riesgo de circular en esta zona", explicó Navas a periodistas.

Más temprano, el gobierno dijo en un comunicado que las personas secuestradas eran dos comunicadores y un conductor del medio privado.

Las autoridades ecuatorianas han responsabilizado de varios de los ataques a grupos disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y han informado de la detención de unas 14 personas relacionadas con ellos, así como la incautación de precursores químicos, drogas y armas.

El ministro informó que ya hubo un contacto con los posibles secuestradores y "tenemos la información que están bien".

Ecuador ha dispuesto más uniformados en la frontera con Colombia para enfrentar a grupos organizados vinculados al narcotráfico, que, según el Gobierno, actúan en el lado colombiano de la zona fronteriza.

Las autoridades ecuatorianas han responsabilizado de varios de los ataques a grupos disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y han informado de la detención de unas 14 personas relacionadas con ellos, así como la incautación de precursores químicos, drogas y armas.

El Gobierno convocó al máximo consejo de seguridad del país para analizar la situación y prohibió la circulación de los ecuatorianos que no habiten en la zona conflictiva, marcada por la pobreza y altos índices de delincuencia.

Ecuador ha pedido a Colombia incrementar su presencia militar y de patrullaje en su lado de la frontera.