Washington. La segunda persona seleccionada por el presidente Barack Obama para supervisar la seguridad del transporte de Estados Unidos se retiró de consideración, dijo la Casa Blanca.

La nominación del general retirado Robert Harding había planteado dudas sobre su pasado trabajo en contratos de defensa, que incluyó brindar interrogadores en Irak.

"Es con profundo pesar que someto mi retiro de la nominación como secretario adjunto de la TSA, Administración de Seguridad en el Transporte", dijo el viernes en una declaración.

Harding agregó que se retiraba para evitar que su trabajo en defensa se convierta en una distracción para el Gobierno de Obama y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por su sigla en inglés).

Harding fue seleccionado para liderar la Administración de Seguridad de Transporte apenas unas semanas atrás, y funcionarios han puesto de relieve sus tres décadas en el Ejército, que incluyó trabajar como segundo del jefe de inteligencia.

"El presidente está decepcionado por este resultado pero sigue confiando en el sólido equipo de profesionales de TSA", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Nick Shapiro.

El retiro dejó a la Casa Blanca en una lucha para hallar un nominado que lidere la agencia, responsable de los controles de pasajeros y equipajes en los aeropuertos de Estados Unidos.

Funcionarios han descrito el puesto como uno de los más importantes que quedan aún vacantes a más de un año de la asunción de Obama.

El escaneo en los aeropuertos de Estados Unidos y el resto del mundo ha estado en el centro de las miradas luego de que un nigeriano fracasara en su intento por hacer explotar una bomba que estaba escondida entre su ropa a bordo un vuelo de Amsterdam a Detroit en diciembre.