Asunción. El segundo resultado de una prueba de ADN practicada al presidente paraguayo, Fernando Lugo, en el marco de una demanda de filiación dio negativa, dijo el laboratorio que lo practicó, lo que excluye al mandatario como padre biológico del menor.

Las denuncias de paternidad y demandas contra Lugo, un ex obispo de la Iglesia Católica, afectaron su imagen de gobernante honesto desde que salieron a la luz hace poco más de un año, pero la primera prueba de ADN ordenada por la justicia que se practica le traería cierta tranquilidad en un año complicado.

Lugo se está sometiendo a sesiones de quimioterapia para tratar un cáncer linfático recientemente diagnosticado y algunos políticos de la oposición creen que debería dar un paso al costado para dedicarse a sus temas de salud.

La jueza que lleva adelante la demanda promovida por Hortensia Morán, militante de un partido de izquierda que tuvo un rol muy activo en la campaña que llevó a Lugo al poder, ordenó que se extrajeran muestras a los tres involucrados para analizarlas en tres laboratorios.

Los dos primeros resultados dieron negativos y aún resta por conocerse el tercero, que fue enviado a Estados Unidos.

"Es coincidente con el primero, negativo es, es excluyente", dijo a periodistas el abogado del mandatario, Marcos Fariña, tras conocer el informe del laboratorio Biodiagnóstica que envió las muestras a Brasil.

Morán, quien asegura que tuvo una relación con Lugo luego de que éste renunciara al obispado y había cuestionado la veracidad del primer resultado, dijo que esperaría el tercer informe para decidir qué acciones tomar.

"Es una situación muy adversa, pero como mujer, como madre, no pierdo la fe y voy a esperar el tercero. Es difícil, se complica para nosotros, pero tengo mucha fe todavía", indicó.

Fariña dijo que la jueza aceptó un pedido para impedir que se presenten más pruebas y así evitar que la mujer pueda llamar a colaboradores del presidente a testificar.

Agregó que no descartaba demandar a Morán por el daño causado a la imagen del mandatario, quien recibió la noticia "con tranquilidad".

Lugo se sometió el viernes a su segunda sesión de quimioterapia y un parte médico divulgado por la presidencia dijo que se encontraba sin síntomas, sin restricciones en su agenda y que se sometería a análisis de rutina.

En abril de 2009, Lugo asumió la paternidad de un niño concebido cuando aún era obispo, un caso que impulsó la presentación de otras demandas y denuncias similares. El presidente juró en 2008 para un mandato de cinco años.