Más de la mitad de las personas desaparecidas o no localizadas en el país se concentra en seis estados, arroja el Informe Anual del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, con cifras al 31 de diciembre del 2015.

El documento, entregado por la Secretaría de Gobernación al Senado, detalla que al 31 de diciembre del año pasado el total de personas desaparecidas o no localizadas del fuero común llegó a 26,898.

De esa cifra, a 20.9% (5.622 personas) se le vio por última vez en Tamaulipas; a 10.3% (2.774) en el Estado de México; a 8.3% (2.230) en Jalisco y Nuevo León -la misma cifra en cada estado-; a 6.9% (1.848) en Sinaloa, y a 6.8% (1.823) en Chihuahua.

La suma acumulada de las personas que permanecieron desaparecidas hacia finales del año pasado en las seis entidades referidas representó 61.5% del total nacional.

Al revisar las cifras en el sitio electrónico de la Secretaría de Gobernación referentes al Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, se indica que en el 2016, al corte del 31 de julio, se abrieron 2.325 averiguaciones previas más del fuero común respecto de personas sin localizar.

El documento elaborado por la Secretaría de Gobernación, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y la Procuraduría General de la República identifica que, a excepción de Baja California Sur, el número de personas que permanecieron como desaparecidas o no localizadas tiende a ser mayor en el norte del país y en menor medida en algunas entidades del centro o centro-norte.

Por su parte, el número de personas bajo esta condición suele ser más reducido en el sur y sureste de México.

La información remitida por la PGR reporta 989 registros de personas desaparecidas o no localizadas del fuero federal con corte al 31 de diciembre del 2015. Más de la mitad de las personas desaparecidas oscila en edades de entre 15 y 39 años.

Con relación al sexo, de los 26.898 casos de personas no localizadas, 19.714 (73.3%) corresponden al sexo masculino y 7.184 (26,7%), al femenino.

Respecto de la nacionalidad, 92% (24.734 personas) son mexicanos; 0,5% (138) se conoce que son extranjeros y 7,5% (2.026) restante no se conoce su origen.

De acuerdo con las estadísticas provistas a partir de los reportes entregados por las entidades, el total de personas localizadas al 31 de diciembre del 2015 ascendió a 46.107 individuos, de los cuales 43.795 se localizaron con vida, es decir, 95%.

Al revisar las cifras en el sitio electrónico de la Secretaría de Gobernación referentes al Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, se indica que en el 2016, al corte del 31 de julio, se abrieron 2.325 averiguaciones previas más del fuero común respecto de personas sin localizar.

Hace tres años, cuando la Secretaría de Gobernación (Segob) oficializó la base de datos en la materia, los números arrojaron 26.121 casos de desaparición.

Un año después, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, informó que la cifra de personas no localizables se había reducido de casi 27.000 a 8.000; lo que representó una disminución de cerca de 70%.

En mayo del 2014 el funcionario explicó que la primera base de datos abarcaba los años comprendidos entre el 2006 y el 2012 (administración de Felipe Calderón) y se basó en información proporcionada por las procuradurías estatales, sin que hubiera una depuración de la misma.