Seis premios Nobel de la Paz, entre ellos Adolfo Pérez Esquivel y Rigoberta Menchú, lanzaron una campaña internacional para solicitar a Gran Bretaña que atienda las resoluciones de Naciones Unidas para reanudar las negociaciones sobre la soberanía de las Islas Malvinas y alcanzar una solución pacífica.

La campaña también fue impulsada por Mairead Corrigan Maguire (Irlanda del Norte); Desmond Tutu (Sudáfrica); Jody Williams (Estados Unidos) y Shirin Ebadi (Irán) y estuvo dirigida al primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron.

El reclamo fue que "se atiendan las reiteradas resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas y de su Comité Especial de Descolonización que convocan a reanudar las negociaciones para encontrar una solución pacífica a la controversia de soberanía por las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur".

La campaña se lanzó mediante una conferencia de prensa, en la que se retomó el camino expresado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para lograr "una solución justa y pacífica a través de la diplomacia".

Por último, destacaron que "ésta no es una iniciativa contra el gobierno británico sino que es una campaña por el diálogo y para derribar los muros de la intolerancia. Si Gran Bretaña tiene argumentos legítimos, debería dialogar con la Argentina”.

En este sentido, también se expresaron organismos internacionales, regionales, multilaterales y foros internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA); el Mercado Común del Sur (Mercosur); la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac); entre otros.