Pese a la aprobación de la Ley Transitoria para Gobiernos Autónomos por parte del senado, con mayoría oficialista, que garantiza el juramento de gobernadores opositores el 30 de mayo, dos regiones del país anunciaron movilizaciones contra la iniciativa.

Las movilizaciones, impulsadas por representantes cívicos de las zonas de Beni y Tarija, obedecen a que dicha aprobación legislativa implica que, si bien se garantiza la posesión en el cargo de los gobernadores, no se protege la continuidad de sus funciones en el cargo. Esto, implica que las autoridades pueden ser suspendidas de acuerdo a diversas consideraciones que para la oposición no son del todo claras.  

Es justamente en esa situación, de acuerdo a circulos opositores, en que quedarían al menos a tres gobernadores de oposición: Rubén Costas (Santa Cruz), Mario Cossío (Tarija) y Ernesto Suárez (Beni), de acuerdo a La Razón. 

Si bien representantes legislativos del MAS (Movimiento al Socialismo), proclive al gobierno, sostuvieron que no se busca perjudicar a autoridad alguna, desde la oposición en la Asamblea Legislativa advierten que, si bien se cambiaron algunas palabras de articulos polémicos del proyecto de ley, persiste el espíritu de la norma inicial, la que apunta a avalar la intención del oficialismo de anular, al menos, a tres gobernadores opositores

Ahora bien, en el caso de Costas (Santa Cruz) y Cossío (Tarija) existen acusaciones formales por diferentes delitos y sobre Suárez (Beni) pesan denuncias presentadas por el Ministerio de Transparencia.

“Todo nos encamina a pensar que tratarán de imputar a los gobernadores electos para destituirlos después de que juren y hacer toda una situación  para hacer creer que cumplieron con su palabra. No creemos en el MAS porque en la Asamblea no mueven un punto ni una coma sin ir a consultar al Ejecutivo y vuelven con alguna nueva triquiñuela que dice lo mismo”, afirmó la senadora Centha Reck (PPB-CN).