La Paz. El Senado de Bolivia sancionó el martes una ley para retirar al país de la Convención de Naciones Unidas sobre Estupefacientes, suscrita en 1961 en Viena, en protesta por la negativa de varias naciones a despenalizar el consumo tradicional de la hoja de coca.

El presidente de la Cámara de Senadores, René Martínez, quien defendió esta norma como un mecanismo de "respeto" a un consumo ancestral de la hoja de coca, dijo que se espera que en las próximas horas sea promulgada por el presidente y máximo dirigente cocalero, Evo Morales.

"Lo que queremos con esto es decir al mundo nuestra verdad, que el uso de la hoja de coca nada tiene que ver con los estupefacientes y esa es nuestra observación y hoy (...) amparamos este uso como patrimonio", dijo Martínez en conferencia de prensa.

La decisión del gobierno de Morales fue revelada y aprobada la pasada semana en la Cámara de Diputados, donde de manera sorpresiva se ingresó una agenda que incluía el proyecto de ley presentado por el Ministerio de Relaciones Exteriores para retirar a Bolivia de la Convención mundial antidrogas.

En ese momento, el canciller David Choquehuanca dijo que "no se trata de desmarcarnos de la lucha antidrogas, sino de hacer respetar nuestra cultura", justificando este paso decisivo del tercer productor mundial de coca y cocaína después de Colombia y Perú.

La norma sancionada en el Senado dice en su único artículo que "de conformidad con (...) la Constitución Política del Estado, se aprueba la determinación del Organo Ejecutivo de denunciar la Convención Unica de Naciones Unidas sobre estupefacientes de 1961, enmendada por el protocolo de 1972".

Martínez reiteró que luego de la promulgación de esta ley, se espera que Morales haga formalmente esta denuncia "antes del 1 de julio del 2011 que es la fecha tope de representación ante eventos internacionales".