Brasilia. El Senado de Brasil instaló este martes una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) para analizar las denuncias sobre cuentas de ciudadanos brasileños no declaradas en la filial suiza del banco HSBC, en el caso conocido como "Swissleaks".

La comisión investigará cuántos ciudadanos brasileños que tenían cuenta en el banco, entre los más de 8.000 mencionados, cometieron evasión fiscal.

Con 8.667 nombres en la lista, Brasil es uno de los países con más personas vinculadas al escándalo de la filial de HSBC en Suiza.

En la lista se mencionan unos 100.000 clientes con cuentas identificadas sin nombres, sólo con números, extraídas por el informático franco-italiano Hervé Falciani y entregadas al gobierno francés en 2009.

Los senadores Paulo Rocha, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), y Randolfe Rodrigues, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), serán presidente y vicepresidente de la CPI, y Ricardo Ferraco, del Partido del Movimiento Demócratico Brasileño (PMDB), el relator.

La CPI tendrá 180 días para concluir los trabajos y se prevé que sean convocadas a declarar autoridades de Hacienda Federal, del Ministerio Público y periodistas.

Para el senador Ferraco, además de la evasión impositiva, es posible que otros delitos estén asociados a los depósitos millonarios de brasileños con cuentas numeradas en Suiza.

"El lavado de dinero puede estar vinculado a episodios de corrupción, como los investigados en la Operación Lavadero, vinculada a contratos con (la petrolera estatal) Petrobras. Eso ya muestra la importancia de esta comisión", subrayó.

De acuerdo con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, los depósitos pueden sumar unos US$7.000 millones.

Las investigaciones apuntaron que varios dirigentes políticos, artistas, deportistas, empresarios y celebridades pudieron incurrir en fraude fiscal al utlizar esas cuentas en el HSBC.

Además de CPI del Senado, Hacienda Federal, la Procuraduría y la Policía Federal iniciaron procesos de investigación vinculados al caso.